Google+ 10/27/17 ~ Wicked Magazine

Compromiso con la verdad

Todas las noticias son reales, se recopilan de las principales agencias, periódicos y medios informativos.

Miles de notas, reuniendo lo mejor de los últimos años

Desde el 2008 hemos recopilado casí 11,000 notas, puede consultar por orden cronológico en nuestro archivo o por temática mediante nuestras secciones. (Foto: Reuters)

Una perspectiva diferente

Conozca el lado insólito y desconocido de los principales acontecimientos y celebridades. (Foto: Reuters)

Sin censura

Nos esforzamos por publicar las mejores fotografías y videos, sin censura. Confiamos en el criterio de nuestros lectores, nunca limitamos la información. (Ilust: Brian Bolland)

Defensa de los derechos de autor

Siempre referimos a la fuente original de la cual se retoman la información, fotografías e ilustraciones. (Foto: Средний Класс)

Comprometidos con la libertad de expresión

Nos unimos a las voces que piden libertad de expresión total en América Latina y en todo el mundo. (Foto: Venezuela ist verletzt!)

viernes, 27 de octubre de 2017

Tres presidentes de México fueron agentes de la CIA

MÉXICO, 27 octubre 2017 (El Financiero/Riva Palacio).- Entre los más de 30 mil documentos sobre el asesinato de John F. Kennedy el 22 de noviembre de 1963 –este jueves se dio a conocer poco menos del uno por ciento–, hay decenas que se refieren a la visita que realizó a la Ciudad de México Lee Harvey Oswald, oficialmente el asesino solitario del presidente, del 27 de septiembre al 3 de octubre de ese año, donde contactó a la Embajada de la Unión Soviética (hoy Rusia) y al Consulado Cubano. 


Discurso del presidente Adolfo López Mateos dando la bienvenida a México al presidente de EUA, John F. Kennedy
( 29 de junio de 1962) / AGN

De los cubanos buscaba una visa; en la soviética habló con Valeriy Kostikov, de quien los servicios de inteligencia estadounidenses sospechaban que pertenecía al Departamento 13 de la KGB, encargado de asesinatos y sabotaje. La CIA vigilaba a Oswald por sus vinculaciones con Moscú, y buscó asociar el asesinato de Kennedy a un complot organizado por Fidel Castro. El entonces embajador de Estados Unidos en México, Thomas Mann, muy cercano a la CIA, sospechaba que el complot para asesinar a Kennedy se había armado en la capital mexicana.

Los detalles de los días de Oswald en México son altamente explosivos, dijo el juez John Tunheim, quien encabezó hace 20 años un comité investigador independiente que examinó los documentos aún secretos sobre el asesinato y que, por petición del Departamento de Estado y la CIA, decidieron no divulgarlos por el impacto que habría tenido en México. Tunheim dijo que haber dado a conocer cuánta información compartía con la CIA, habría hecho caer en su momento al gobierno mexicano. El juez se quedó corto.

La divulgación de esos documentos posiblemente cambiaría la historia de México, al conocerse de manera oficial el nivel de subordinación del presidente Adolfo López Mateos al legendario jefe de la CIA en México, Winston Scott, quien lo reclutó como un activo de la agencia, como lo hizo con los presidentes Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría. No sólo se podría haber desplomado el gobierno mexicano, sino López Mateos podría haber sido destituido por el único delito por el cual se le puede juzgar: traición a la patria.


Presidente Gustavo Díaz Ordaz y Lyndon B Johnson, presidente de EUA en almuerzo en Los Pinos, México
(15 de abril de 1966) / AGN

En aquellos años, México fue uno de los grandes campos de batalla de la Guerra Fría. El gobierno de Estados Unidos luchaba contra la expansión soviética en América Latina, y con el aval del gobierno de c y su total cooperación, combatían al comunismo. Cuando asesinaron a Kennedy, la Embajada de Estados Unidos en México era un centro de conspiración. Mann había trabajado como diplomático y subsecretario de Estado junto a la CIA, para derrocar al presidente de Guatemala, Jacobo Árbenz, en 1954. Cuando después del fiasco de Bahía de Cochinos, la frustrada invasión a Cuba en 1961, Kennedy autorizó el derrocamiento de Fidel Castro; la Ciudad de México se convirtió, de manera natural, en el eje de la intervención.

Junto con Mann llegaron veteranos del derrocamiento de Árbenz, que se sumaron al equipo dirigido por Scott. El más importante fue David Atlee Phillips, uno de los mejores cuadros de la CIA en técnicas clandestinas y propaganda, que sirvieron, por ejemplo, para el golpe de Estado contra Salvador Allende en Chile. Phillips trabajaba con Richard Helms, quien se encargaba de operaciones clandestinas en la CIA desde Langley, y con otro de los legendarios de la agencia, el jefe de contrainteligencia, James Angleton. Una de las acciones de la CIA en México fue infiltrar el ámbito intelectual, donde había una proclividad por la Revolución Cubana. Para ello, utilizaron a una estadounidense, June Cobb, quien llegó a México en 1961 y se infiltró en ese sector hasta llegar a ser adjunta del secretario general de la Asociación de Escritores Mexicanos, fundada en 1964, y prohijada por Díaz Ordaz. Cobb dependía de Phillips, a quien le informaba todo lo que sucedía en ese ámbito.
Presidente Luis Echeverría Álvarez y Richard Nixon, presidente de EUA, en la Casa Blanca
(15 de junio de1972) / Historical Images

Cuando Oswald llegó a México, la CIA llevaba meses bajo estrecha vigilancia, gracias a lo cual supieron que había estado en una reunión con intelectuales mexicanos, sin que haya todavía claridad de cómo llegó a ellos. Varios de esos intelectuales fueron utilizados por la CIA en varios proyectos, sin que muchos de ellos, probablemente, supieran a quién estaban sirviendo. Muchos años después, en una conversación con quien esto escribe en París, la escritora Elena Garro, una de las participantes en esa reunión, dijo que nunca supo quién era Oswald hasta que vio su fotografía tras el asesinato de Kennedy, y que durante ese encuentro social se había comportado con un perfil muy bajo.

A la CIA le interesó mucho el viaje de Oswald, quien entró a México a bordo de un autobús por Nuevo Laredo. Durante su estancia recolectó la información sobre su objetivo a través de cuatro operaciones simultáneas en México, LEINVOY –enfocada a la intercepción telefónica, con el apoyo de Echeverría, en ese entonces subsecretario de Gobernación–; LIEMPTY –que vigilaba la embajada soviética–; AMSPELL –que tenía infiltrado al Directorio Estudiantil Cubano–, y LIERODE –que vigilaba la embajada cubana–, dirigidas por Scott las dos primeras, y por Phillips las otras dos. Estas operaciones contaban con el pleno respaldo del gobierno de López Mateos –y después por el de Díaz Ordaz y Echeverría–, donde la policía política, que es lo que era la Dirección Federal de Seguridad, trabajaba subordinada a la CIA.

Los documentos secretos sobre el viaje oficializarían el que tres presidentes mexicanos hayan trabajado para la CIA, y puesto a sus gobiernos al servicio de los intereses de Estados Unidos. También podrían mostrar las técnicas y procedimientos del reclutamiento de activos extranjeros y el tamaño del espionaje en México. Todo dependerá de qué tanta información secreta, hasta ahora, se hace pública en Washington.

Alertan por dulces con marihuana en Halloween



MÉXICO, 27 octubre (El Universal).- En vísperas del Halloween en Estados Unidos, las autoridades de Nueva Jersey han advertido a los padres de familia para que protejan a sus hijos, quienes podrían recibir dulces con marihuana.

La oficina general del estado publicó un comunicado en el que afirman que “la presencia de esas formas comestibles de marihuana representa un riesgo para las personas, especialmente niños, quienes pudieran recibir accidentalmente el caramelo durante Halloween”.

Por ahora no se han tenido reportes de un caso en específico, sólo el caso aislado de un niño de 10 años en Nueva York que, de acuerdo con la policía, se sintió enfermo tras comer caramelo con marihuana que halló en la parte trasera del coche de la familia, aunque nada tuvo que ver con esta celebración.

Ante esto, los defensores de la marihuana afirman que es sólo una táctica de la policía “año con año pero que nunca llega a buen término y sólo infunde miedo”, afirmó Evan Nison, quien es el director general de una agrupación que busca la regularización de esta hierba

Ver otras notas relacionadas publicadas en Wicked Magazine

Colegiala japonesa demanda a su escuela por obligarla a teñirse el cabello de negro

TOKIO, 27 octubre 2017 (EFE / SinEmbargo).- Una estudiante nipona ha presentado una denuncia contra su escuela de Osaka (este de Japón) por haberla obligado a teñirse el cabello de color negro para ir a clase debido a que la alumna era castaña natural, algo inusual en el país asiático.

La estudiante, de 18 años, reclama una indemnización de 2.2 millones de yenes (unos 16 mil 500 euros) al centro educativo y a las autoridades regionales que lo gestionan por los daños físicos que sufrió al verse forzada a teñirse el pelo repetidamente, informa la agencia nipona Kyodo.

Los profesores pidieron reiteradamente a la alumna que se tiñera el cabello de negro bajo la amenaza de impedirle asistir a clase si no lo hacía, a pesar de que su madre había notificado al centro que el castaño era el color natural de su pelo.

En Japón, un país donde impera la homogeneidad racial y cuya población tiene mayoritariamente el pelo negro, numerosos centros de educación secundaria prohíben a los alumnos teñirse el cabello, dentro de estrictos códigos de conducta que tampoco permiten el maquillaje o exigen un uniforme idéntico para todos los alumnos.

Algunos centros incluso solicitan documentación a los estudiantes que tengan el cabello de un color distinto al negro para probar que se trata de su tonalidad natural.

La alumna afectada, cuyo nombre no ha trascendido, desarrolló una irritación en el cuero cabelludo a raíz de teñirse en múltiples ocasiones después de que los profesores continuaran diciéndole que su tonalidad no era lo suficientemente oscura, dijo a Kyodo su abogado, Yoshiyuki Hayashi.

El consejo de Educación de la prefectura de Osaka, por su parte, evitó pronunciarse directamente sobre el litigio, aunque señaló que cada colegio tiene potestad para establecer sus reglas de conducta, en declaraciones de uno de sus responsables al citado medio.

Foto 1: istockphoto
Foto 2: AP Photo/Markus Schreibe