Google+ 08/30/12 ~ Wicked Magazine

Compromiso con la verdad

Todas las noticias son reales, se recopilan de las principales agencias, periódicos y medios informativos.

Miles de notas, reuniendo lo mejor de los últimos años

Desde el 2008 hemos recopilado casí 11,000 notas, puede consultar por orden cronológico en nuestro archivo o por temática mediante nuestras secciones. (Foto: Reuters)

Una perspectiva diferente

Conozca el lado insólito y desconocido de los principales acontecimientos y celebridades. (Foto: Reuters)

Sin censura

Nos esforzamos por publicar las mejores fotografías y videos, sin censura. Confiamos en el criterio de nuestros lectores, nunca limitamos la información. (Ilust: Brian Bolland)

Defensa de los derechos de autor

Siempre referimos a la fuente original de la cual se retoman la información, fotografías e ilustraciones. (Foto: Средний Класс)

Comprometidos con la libertad de expresión

Nos unimos a las voces que piden libertad de expresión total en América Latina y en todo el mundo. (Foto: Venezuela ist verletzt!)

jueves, 30 de agosto de 2012

Concurso de tv en japón rocía gas pimienta en ano de participantes



CIUDAD DE MÉXICO, 29 agosto 2012 (Pijama Surf).- En una especie de masoquismo televisivo, concursantes son rociados con gas pimienta en el ano para realizar actividades que muestren el lado más chusco e inverosímil del humor oriental.

El sushi, los videojuegos, los gadgets ultramodernos, los cosplayers, los robots, son la sinécdoque de un país que durante miles de años ha resaltado no sólo por su tecnología y su excelente educación, sino también por cabalgar en el tiempo sin quedarse atrás en ningún tema social ni deportivo ni cultural, estoy hablando de Japón.

En diversos medios (especialmente YouTube) se han difundido programas de concursos de tv que se llevan a cabo en el país del sol naciente. En ellos se puede apreciar a los concursantes pasar por una serie de circunstancias humillantes, absurdas, dolorosas y también divertidas. El siguiente video es una muestra de ello.

Más allá de la obvia crueldad hacia el ser humano (también auto provocada), la pregunta que surge es: ¿el sufrimiento es otra vía hacia la diversión?