Google+ 03/09/10 ~ Wicked Magazine

Compromiso con la verdad

Todas las noticias son reales, se recopilan de las principales agencias, periódicos y medios informativos.

Miles de notas, reuniendo lo mejor de los últimos años

Desde el 2008 hemos recopilado casí 11,000 notas, puede consultar por orden cronológico en nuestro archivo o por temática mediante nuestras secciones. (Foto: Reuters)

Una perspectiva diferente

Conozca el lado insólito y desconocido de los principales acontecimientos y celebridades. (Foto: Reuters)

Sin censura

Nos esforzamos por publicar las mejores fotografías y videos, sin censura. Confiamos en el criterio de nuestros lectores, nunca limitamos la información. (Ilust: Brian Bolland)

Defensa de los derechos de autor

Siempre referimos a la fuente original de la cual se retoman la información, fotografías e ilustraciones. (Foto: Средний Класс)

Comprometidos con la libertad de expresión

Nos unimos a las voces que piden libertad de expresión total en América Latina y en todo el mundo. (Foto: Venezuela ist verletzt!)

martes, 9 de marzo de 2010

Detienen a 19 personas por colarse al Oscar

LOS ÁNGELES, 9 marzo 2010 (EFE).- La policía de Los Ángeles arrestó el domingo a 19 personas que presuntamente entraron sin autorización en el perímetro de seguridad del teatro Kodak donde se celebraba la gala de los Oscar, informaron las autoridades.

Dos hombres fueron detenidos tras saltarse la barricada policial mientras que nueve estudiantes supuestamente de vacaciones terminaron arrestados después de lograr acceder hasta la alfombra roja con una falsa acreditación de la cadena MTV.

Los jóvenes, de alrededor de 20 años, fueron descubiertos cuando comenzaron a llamar la atención tomando fotografías.

Otra persona de cerca de 70 años terminó custodiada por la policía al irrumpir en la zona borracha y vestida con un llamativo atuendo y el resto fueron detenidas al término de la ceremonia cuando trataron de entrar en el teatro.

La 82 edición de los premios Oscar tuvo lugar en la tarde del domingo en el teatro Kodak de Los Ángeles.

El terremoto de Chile fue tan devastador que logró mover de su lugar a Concepción y a otras ciudades de Chile, Argentina y Brasil.

LONDRES, 9 marzo 2010 (BBC).- Según un estudio preliminar llevado a cabo por científicos de varias universidades en Estados Unidos y Chile el sismo movió a Concepción -la ciudad más cercana al epicentro- tres metros hacia el occidente.

El sismo tuvo dimensiones tan grandes -dicen los científicos- que logró cambiar de sitio a ciudades tan alejadas como Fortaleza, en el sur de Brasil.

La investigación fue llevada a cabo por científicos de las universidades del estado de Ohio, Memphis y Hawaii, y el Instituto de Tecnología de California en Estados Unidos, y la Universidad de Concepción y el Centro de Estudios Científicos en Chile.

Los investigadores analizaron las mediciones de las estaciones de GPS ubicadas en la región y descubrieron que, además de Concepción, Santiago se movió unos 27 centímetros hacia el suroeste, Buenos Aires unos 2,5 centímetros hacia el oeste y también hubo "movimiento significativo" de otras ciudades como Valparaíso en Chile y Mendoza en Argentina.

Los datos del movimiento de las ciudades fueron obtenidos comparando la ubicación precisa de las estaciones antes del terremoto con su ubicación después del sismo.

Los científicos contaban con estaciones de GPS en la región porque éstas forman parte de un proyecto que están llevando a cabo desde 1993 para medir el movimiento de la corteza terrestre y la deformación de los Andes centrales y australes.

"Al volver a ocupar las estaciones de GPS existentes pudimos determinar el desplazamiento que ocurrió durante el terremoto" explica Mike Bevis, profesor de Ciencias de la Tierra de la Universidad del Estado de Ohio, quien dirige el proyecto de los Andes.

"Con la construcción de nuevas estaciones, el proyecto puede monitorear las deformaciones postsísmicas que se espera que ocurran durante muchos años, lo cual nos ofrece nueva información sobre la física del proceso de un terremoto", afirma el investigador.

El quinto más poderoso

Los científicos creen que el terremoto de Chile es el quinto más poderoso que ha sacudido a la Tierra desde que están disponibles los instrumentos científicos para medir los cambios sísmicos.

El epicentro del terremoto ocurrió en una región de América del Sur conocida como el "cinturón de fuego del Pacífico" una zona donde se ubican varias placas tectónicas que están en permanente fricción y acumulando tensión.

El terremoto ocurrió cuando la placa de Nazca se deslizó por debajo de la adyacente placa de Sudamérica, liberando la tensión geológica que se había acumulado en las zonas convergentes.

Según los científicos, el evento -aunque trágico- ofrece una oportunidad única para para entender mejor los procesos sísmicos que controlan a los terremotos.

"El terremoto de Maule será uno de los más importantes grandes terremotos que se han estudiado" afirma el profesor Ben Brookes, investigador de la Escuela de Ciencias del Océano y de la Tierra de la Universidad de Hawaii, quien también participa en el proyecto de los Andes.

"Hoy contamos con instrumentos precisos y modernos para evaluar este tipo de eventos y como el terremoto desplazó a un continente ahora seremos capaces de obtener muestras espaciales densas de los cambios que causó", expresa el científico.

Perra cuida quince días a can muerto en carretera

CIUDAD DE MÉXICO, 9 marzo 2010 (EFE).- Gran admiración ha provocado entre los españoles la historia de la pequeña Dulcinea, una perra mestiza de aproximadamente un año de edad que permaneció por espacio de dos semanas al lado del cadáver de su compañero de travesuras y aventuras, quien falleció tras haber sido atropellado en la carretera que va de Ávila al Espinar en España.

La conmovedora historia fue dada a conocer por la sociedad protectora "El Refugio", quienes al recibir el llamado de la ciudadanía acudieron de inmediato al rescate del can de color blanco y gris para evitar que también fuera atropellado, sin embargo no contaron con la agilidad y lealtad de Dulcinea, quien hizo todo lo posible para evitar los dardos con calmantes que le arrojaban, ya que no quería que nada, ni nadie la separara de su único gran amigo.

Tuvieron que pasar dos días de arduo trabajo para que finalmente los voluntarios de la asociación pudieran capturarla y mantenerla alejada de los peligros del asfalto y de esta forma garantizarle a la fiel can un mejor futuro al lado de una familia que la quiera y proteja:

"Ésta es la realidad de miles de perros que mueren atropellados en nuestro país. Dulcinea ha tenido mucha suerte, está en perfecto estado y ahora lo que queremos es encontrarle una familia que la adopte", señaló Nacho Paunero, Presidente de "El Refugio", quien se mostró muy emocionado con la historia de vida de Dulcinea, aunque triste por la cantidad de canes que pierden la vida en las carreteras, al asegurar que en el 2008 murieron 3 mil tras haber sido atropellados.

Localizan 120 esqueletos prehispánicos en cenote "La Calaveras", lugar sagrado de los Mayas y entrada del inframundo.

QUINTANA ROO, 9 marzo 2010 (El Universal).- Arqueólogos subacuáticos han encontrado, durante los últimos dos años, 120 esqueletos de más de mil 700 años de antigüedad, en el cenote Las Calaveras, ubicado en el estado de Quintana Roo, que lo convierte en el depósito funerario de la época prehispánica mejor conservado y el de mayor concentración de osamentas.

En ese lugar se han registrado 120 esqueletos cuya antigüedad oscila entre los años 125-236 de nuestra era, afirmó la arqueóloga subacuática, Carmen Rojas Sandoval, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta).

Aseguró que con esta cifra, Las Calaveras, de 30 metros de diámetro, supera al cenote Chichén Itzá, en el estado de Yucatán, que tenía el mayor número de osamentas depositadas en este tipo de espacios inundados, que los antiguos mayas usaron como depósitos funerarios.

Sin embargo, aclaró que "por las características del lugar y el número de esqueletos encontrados es probable que se encuentren por lo menos 30 más o incluso que haya hasta 200".

De confirmarse esta cifra, Las Calaveras también rebasaría el número de restos humanos localizados en tierra en una de las ciudades mayas más grande del periodo Clásico (125-236 d.C.), en Tikal, al norte de Guatemala".

Este depósito natural de agua fue detectado en el 2002, cuando la presencia de restos óseos fue reportada por un buzo y desde el 2007 el INAH lleva a cabo un registró sistemático de las osamentas, con la participación de National Geographic.

Los restos humanos encontrados en este cenote se encuentran en un perfecto estado de conservación, lo que permitirá el desarrollo de estudios de genética y antropológicos para conocer más a fondo a la antigua población maya que se asentó en esta región, comentó Rojas Sandoval.

Afirmó que los huesos se conservan mucho mejor en los cenotes que en contextos terrestres, porque el suelo de la selva es ácido y, aunado a las condiciones ambientales, se deterioran.

"En cambio, en el agua de los cenotes las condiciones alcalinas, la oscuridad y el ambiente estable sin corrientes ni fauna que los ataque, los huesos se conservan extraordinariamente".

Por la alta cantidad de esqueletos que se han encontrado en éste y otros cenotes del área maya, se ha determinado que estos espacios acuáticos tuvieron la función de cementerios, ya que algunas de las osamentas presentan tratamientos funerarios, al estar acompañadas de vasijas y animales como ofrendas.

Los cenotes también fungieron como lugares rituales, y en este sentido, dijo la especialista, a partir de los restos esqueléticos ahora se conoce que no sólo se inmolaban y arrojaban mujeres a estos espacios, sino que también se sacrificaban a hombres adultos que eran capturados en combate.

Señaló que para los antiguos mayas, los cenotes, al igual que las cuevas, representaban entradas al mundo de los muertos, llamado Xibalbá, por lo que eran usadas como cámaras funerarias naturales.

Como parte de la investigación arqueológica en cuevas sumergidas de Quintana Roo, la arqueóloga comentó que desde hace más de una década el INAH estudia cuatro esqueletos con una antigüedad de entre 12 mil y ocho mil años aproximadamente, lo que los ubica en el periodo premaya o prehistórico.

Estos restos corresponden a dos mujeres, un hombre y el otro con sexo aún por definir.

Una de ellas tenía de 40 años de edad al momento de morir, en tanto que la otra era de una joven de 25 años, y sus osamentas fueron encontradas con características de tratamiento funerario y no de sacrificio.

Resalto que estas cuevas estaban secas hace 10 mil años y debido al deshielo quedaron llenas de agua y fueron utilizadas como depósitos funerarios./JGM

El linaje de las mujeres peludas

MADRID, 8 marzo 2010 (MILENIO).- Al situarse en una orilla de difícil asimilación, lo femenino piloso pone en entredicho las categorías culturales con que se construye la identidad personal y la división de los géneros.

Pilar Pedraza. Venus barbuda y el eslabón perdido, Siruela, Madrid, 2009, 136 pp.

El pelo tiene una fuerte carga simbólica, que a menudo confina con la estridencia. En las mujeres, sobre las que pesa en mayor medida el canon de la belleza lampiña, ya el simple pelo suelto puede ser motivo de murmuración y censura; basta pensar en las cofias, los velos y las burkas con que se ha querido acallar su poder de seducción desde tiempos inmemoriales. Soltarse el pelo se equipara todavía al gesto de deschongarse, como si por el solo hecho de desatarlo se liberara en la mujer todo su potencial animal. Pero no sólo el cabello, también las barbas y la pilosidad en general son causa de repeluzno en la que bien podríamos llamar la Civilización de la Gillette. Una axila femenina que no ha pasado por la navaja causa impresión en muchos países y en el Japón se considera obscena, un atrevimiento con el que la misma industria de la pornografía no ha sabido lidiar muy bien.

El libro de Pilar Pedraza gira alrededor de la fascinación y el rechazo que despiertan los pelos fuera de lugar. Siguiendo principalmente el hilo de las mujeres barbudas, elabora un relato bien documentado y sugerente, con profusión de imágenes y referencias tanto pictóricas como cinematográficas, sobre la forma en que se ha obligado a las pilosas a vivir en un extraño margen de anomalía y ambigüedad —mitad bestia y mitad humano, mitad mujer y mitad hombre—, casi siempre condenadas a un trato de “curiosidades” en espacios acotados como la corte o el circo. Al situarse en una orilla de difícil asimilación, lo femenino piloso pone en entredicho las categorías culturales con que se construye la identidad personal y la división de los géneros, y deja en evidencia algunos de los prejuicios y deseos soterrados sobre nuestra condición mamífera.

El volumen reconstruye una historia de maravilla y repulsión, perplejidad y magnetismo, a partir de tres líneas bien diferenciadas: la mujer barbuda propiamente, casos como el de Lady Olga Roderick, de la película Freaks (Todd Browning, 1932), que por más orgullosas que estuvieran de sus mentones hirsutos hubieron de contentarse con vivir de la explotación de su diferencia; la mujer hipertricosa, víctima del síndrome de Ambras, cuyo cuerpo está casi por completo cubierto de algo que ya no califica de vello y que, como la mexicana Julia Pastrana, además de atracción de feria fue objeto de morbo científico, presentada como la prueba viviente del eslabón perdido; y, por último, la mujer bestial, que pertenece más bien al terreno del mito o la ficción, apartado en el que Pedraza explora las fantasías milenarias pero también recientísimas sobre la mujer felina o loba, vinculada a la naturaleza salvaje del ser humano y a la liberación de lo reprimido, con un claro énfasis en lo sexual. Estas tres líneas desembocan cada una a su manera en el problema que representa la reubicación —tanto conceptual como física— de la mujer que se aparta de la norma (y que por consiguiente es apartada), así como en el más general de la cosificación de lo femenino y de su degradación en la escala jerárquica de los seres.

A pesar de su formidable investigación y de la habilidad para entretejer historias e imágenes de muchas épocas —desde la mitología clásica hasta la cinematografía de culto—, una de las debilidades del libro está en su carácter de mero recorrido. Los casos en él documentados están dispuestos en una sucesión un tanto engañosa, que parecen ir construyendo un argumento pero que al final únicamente muestran. Aunque ya desde el epígrafe queda claro que uno de los temas de fondo será el erotismo de lo híbrido y lo distinto, la autora no da un paso más allá en la elucidación del origen y alcances de este fenómeno. ¿Por qué lo monstruoso tiende a ser excluido pero también exhibido y deseado? ¿Por qué unas barbas perfumadas despiertan tantas pasiones cuando anticipan un escote? ¿Y cómo entonces sigue en aumento el furor de la depilación?

Si bien Pedraza abreva en la teoría queer de Judith Buttler y en las reflexiones sobre el salvaje artificial de Roger Bartra (con quien por cierto organizó una exposición en Barcelona, El salvaje europeo, que dio origen al presente libro), parecería que, justamente como si se tratara de la visita a un museo, estuviéramos frente a un elenco de viejos retratos y fotogramas, algo así como los ejemplos de un discurso ausente o sobreentendido, la bien escogida colección de curiosidades ensartadas en un cabello. Tal vez este refrenamiento reflexivo se deba a que, como ella misma escribe al final del trayecto, las mujeres que desfilan por sus páginas “nunca sirvieron de modelo social y se resisten a construir objeto de teorías”, con lo cual todo el peso del libro lo confía a las imágenes y estampas narrativas que despliega, a las relaciones que se establecen entre sí.

Si el proyecto se entiende de esta manera, como una suerte de álbum comentado con inteligencia y fino poder de observación, resulta entonces de lo más disfrutable. Y aunque se podrían echar en falta algunas paradas importantes en esta posible historia de la pelambre femenina (como las barbas que rodeaban la boca de Medusa, el monstruo por excelencia de la fascinación y la mirada fija, o como las representaciones de una Eva barbuda en las iglesias románicas), lo que es de lamentarse es la baja calidad de muchas de las imágenes publicadas, que están borrosas o exhiben toscamente sus pixeles pese a su formato reducido, de allí que más que en los corredores de rarezas del castillo de Ambras, uno sienta estar de pronto en la parte trasera de una barraca de feria, a imitación de Coney Island.