Google+ 02/17/09 ~ Wicked Magazine

Compromiso con la verdad

Todas las noticias son reales, se recopilan de las principales agencias, periódicos y medios informativos.

Miles de notas, reuniendo lo mejor de los últimos años

Desde el 2008 hemos recopilado casí 11,000 notas, puede consultar por orden cronológico en nuestro archivo o por temática mediante nuestras secciones. (Foto: Reuters)

Una perspectiva diferente

Conozca el lado insólito y desconocido de los principales acontecimientos y celebridades. (Foto: Reuters)

Sin censura

Nos esforzamos por publicar las mejores fotografías y videos, sin censura. Confiamos en el criterio de nuestros lectores, nunca limitamos la información. (Ilust: Brian Bolland)

Defensa de los derechos de autor

Siempre referimos a la fuente original de la cual se retoman la información, fotografías e ilustraciones. (Foto: Средний Класс)

Comprometidos con la libertad de expresión

Nos unimos a las voces que piden libertad de expresión total en Venezuela, en América Latina y en todo el mundo. (Foto: Venezuela ist verletzt!)

martes, 17 de febrero de 2009

Destroza el teléfono móvil de un espectador al creer que le estaba grabando

LONDRES, 17 febrero 2009 (EFE).- Un humorista británico destrozó el teléfono móvil de un espectador al creer que le estaba filmando con ese aparato para luego colgar el vídeo resultante en YouTube.

En su comparecencia ante el tribunal que le juzgó, el comediante, Lee Hurst, criticó a los "ladrones" que roban su material cómico pero se declaró culpable, informa hoy el diario "The Daily Telegraph".

Hurst, de 46 años, que actuaba en un pub de la localidad de Guilford, del condado de Surrey, declaró en el juicio que actuó enfurecido por el hecho de que ha visto material suyo colgado en los portales de internet.

El comediante, conocido por sus actuaciones en programas de televisión, acusó a los guionistas de copiar sus chistes para venderlos luego a las emisoras.

Hurst fue condenado a 80 libras (90 euros) de daños y perjuicios y a pagar las costas del juicio -otras 87 libras- por la destrucción del teléfono, que el espectador afirmó haber utilizado únicamente para enviar un mensaje.

El comediante, que se defendió a sí mismo en el juicio, dijo hablar en nombre de todos los de su profesión ya que, aunque se supone que está prohibido utilizar el teléfono móvil durante sus actuaciones, de hecho tienen que soportarlo continuamente.

Tras escuchar su condena, Hurst reclamó para los cómicos la misma protección de su propiedad intelectual que tienen las películas que se exhiben en los cines para que este gremio no tenga, según dijo, que "tomarse la justicia por su mano".

Joven africano llega escondido en barco a Brasil con sueño de jugar al fútbol

RÍO DE JANEIRO, 16 febrero 2009 (EFE).- Un joven africano de 17 años llegó a Brasil escondido en un barco carguero de bandera italiana para intentar cumplir su sueño de jugar al fútbol en este país, informaron hoy medios locales.

Tras ser descubierto a su llegada a la ciudad brasileña de Salvador, capital del estado de Bahía (noreste), el joven fue entregado a la Policía Federal y después llevado a un juzgado de menores, que decidirá su destino.

Interrogado con ayuda de un intérprete, el joven, identificado como Mohamed Camera y originario de Guinea, afirmó que se le metió en la cabeza la idea de viajar a Brasil para probar suerte en algún equipo de fútbol.

El juez encargado del caso llevó al joven a conocer a los jugadores del equipo de Bahía.

En el terreno de juego, entre las pocas palabras que logró articular en portugués, Camera mencionó los nombres de los ídolos de la selección brasileña: Ronaldinho, Robinho, Adriano y Cicinho.

Las estrellas de Brasil inspiraron la aventura del joven, que permaneció siete días en la sala de máquinas del barco hasta ser descubierto, según recoge la versión en internet del diario Correio de Bahía.

Tras su fugaz paso por Brasil, reseñado por la televisión y los medios de prensa, el adolescente tendrá que ser enviado de vuelta a su país ya que, como es menor de edad, la ley no le permite quedarse sin autorización de la familia.