Google+ La reina Isabel teme que su hijo Carlos imponga una monarquía 'radical' ~ Wicked Magazine

martes, 3 de febrero de 2015

La reina Isabel teme que su hijo Carlos imponga una monarquía 'radical'


LONDRES, 3 febrero 2015 (El Mundo).- La reina Isabel teme que el Príncipe Carlos imponga "un nuevo estilo radical de monarquía" para el que no están preparados los británicos, según la biografía 'Charles: the heart of a King', firmada por la periodista de The Times Catherine Mayer. Aunque quien más teme a su hijo es Felipe de Edimburgo, que le ha acusado directamente de poner sus "pasiones cerebrales" y su "conducta egoísta" por delante de los intereses de la corona.

El libro de Catherine Mayer, que ha tenido una acceso privilegiado al entorno del Príncipe Carlos, ha provocado una máxima tensión entre el Palacio de Buckingham (velando por la imagen de Isabel II) y Clarence House (que representa los intereses del heredero) por cuenta del futuro de la monarquía.

"En los corredores y en la trastienda de Buckingham existe una creciente ansiedad conforme la Reina entra en el inevitable ocaso de su mandato", escribe Mayer. "A la hora de redefinir su papel, el Príncipe ha apuntado hacia una redefinición de la monarquía. Algunos asesores, y la misma Reina, temen que ni la Corona ni sus súbditos estén preparados para el "shock" de lo nuevo".

De acuerdo con la autora de Carlos, el corazón de un rey, el heredero piensa seguir adelante con sus múltiples campañas y romperá de entrada con la discreción y el silencio de su madre. "Me gusta asumir grandes retos", confiesa el Príncipe a la autora. "Me gustaría elevar las aspiraciones de la gente, y crear esperanza donde hay desesperación, y salud donde hay carencias".
Un plan de acción

Según Mayer, Carlos tendría incluso preparado un "plan de acción" para los primeros seis meses de la llegada al trono, con la clara intención de marcar la pauta para el resto del reinado.

Las revelaciones de Mayer, que habla de intrigas y puñaladas comparables como la Corte del Lobo de Enrique VIII, llegan en un momento especialmente delicado para Carlos. La BBC amenaza con emitir finalmente el documental 'Reinventando a los Royals', en el que expone las argucias del publicista Mark Bolland, contrado por Carlos para contrarrestar el efecto "Lady Di" y realzar ante la opinión pública Camila Parker Bowles ("Operación Plan P.B.").

En las próximas semanas se espera también la sentencia del Tribunal Supremo, que deberá decidir si se hacen públicas un total 27 cartas, escritas por el heredero de la Corona, interfiriendo en las políticas del Foreign Office, del Ministerio de Educación y del Departamento de Medio Ambiente (ahí le duele).

El próximo 10 de septiembre, Isabel II superará a su tatarabuela Victoria como la monarca más longeva en la historia de Gran Bretaña. La Reina cumplirá en el 2016 los 90 años, y la presión sobre Carlos (66) se hará a partir de entonces casi insostenible...

Al Príncipe de Gales le "aterroriza" en cualquier caso la idea de la muerte de sus padres, según revelan fuentes de su círculo a la propia Catherine Mayer, la misma a la que confesó hace un año: "No desespero por ser rey" (la Casa Real contraatacó alegando que las declaraciones no eran exactas y estaban sacadas de contexto").

La periodista de The Times apunta que la inseguridad y los arrebatos de Carlos -conocido por su corte de asesores como 'The Boss'- han creado un ambiente "disfuncional" en su entorno. Al Príncipe de Gales, que encaja muy mal las críticas, le gusta espolear la rivalidad entre sus consejeros, lo cual puede resultar "estimulante", "ineficiente" o "agotador", según se mire.

Los enfrentamientos entre su equipo de Clarence House hacen que las disputas y las intrigas sean constantes. Ese ambiente ha chocado claramente con el Palacio de Buckingham, que ha tenido que hacer frente a las férreas resistencia a integrar los equipos de prensa y relaciones públicas como parte de una plan de transferencia paulatina de poderes reales de Isabel II.
El Comandante de la Orden del Imperio Británico

Una de las primeras medidas de Carlos sería acabar con el desfasado sistema de concesión arbitraria de títulos nobiliarios ("que tantas veces se conceden a las personas equivocadas y por razones equivocadas"), empezando por el Comandante de la Orden del Imperio Británico.

La actriz Emma Thompson, la misma que dijo que "bailar con Carlos es mejor que el sexo", asegura en el libro que el Príncipe de Gales arrastra un "sentimiento de culpa" por su vida privilegiada. Ese "complejo" se manifiesta en muestras sorprendentes de frugalidad -en medio de los lujos en los que vive rodeado- como guardar las sobras de las comidas, hacer cortinas con telas recicladas y regar las plantas con el agua de la bañera.

El libro revela también que Camilla comparte con Carlos esa "frugalidad ocasional" -en contraste con los lujos palaciegos en los que se mueven- y sobre todo el sentido del humor. Aunque el verdadero "secreto" de la pareja se atribuye a que pasan en realidad más tiempos separados que juntos: la hiperactividad del Príncipe y su sentido de la privacidad son dos puntos que ha aprendido a respetar la Duquesa de Cornualles, que no sólo ha asumido su papel, sino que se ha sabido meter a la Reina en el bolsillo.


Fotos: Agencias / Internet