Google+ Susan Boyle, la millonaria que quiere trabajar como cajera ~ Wicked Magazine

martes, 28 de enero de 2014

Susan Boyle, la millonaria que quiere trabajar como cajera





BLACKBURN, 28 enero 2014 (El Mundo).- David Corr, de 28 años, se quedó prácticamente a cuadros cuando vio entrar a Susan Boyle (52 años) en su pequeño establecimiento de apuestas de Blakburn (Escocia). No sólo porque la vecina más famosa de la localidad se dignara a pisar su establecimiento, sino porque su intención era preguntar por un puesto de trabajo que estaba anunciado en el escaparate. "Susan Boyle entró y consultó si aún seguía vacante el puesto que anunciábamos en la ventana. Todos estábamos en shock", explicó el propio Corr al diario 'The Sun' dos días más tarde.

Boyle interrogó al alucinado dependiente sobre los requisitos necesarios para optar al puesto, el horario y el salario. "Pasaron al menos cinco minutos charlando sobre el tema", aseguran testigos del encuentro. Cuando Corr le recomendó que mandara su solicitud laboral a través de Internet, Boyle se marchó.

Para muchos, podría tratarse de una 'frikada' más de esta escocesa de mediana edad que se hizo mundialmente famosa en 2009 a raíz de su participación en un concurso de talentos británicos. Para sus vecinos, sin embargo, es el síndrome de la 'pobre niña rica'. "Susan quiere un trabajo que le permita estar en contacto con la comunidad, con la gente, y le ayude a quitarse los problemas de la cabeza", ha dicho uno de ellos en la prensa británica. Esta versión ha sido corroborada por el propio David Corr, que ha revelado que Boyle le dijo que le interesaba el trabajo porque le gustaba "y porque le pillaba cerca de casa".

La 'abultada' fortuna de la cantante
Desde luego no será porque le haga falta el dinero. En el puesto de cajera en Ladbrokes, la casa de apuestas a la que se acercó Boyle, se pagan seis libras (7,2 euros) la hora. Una ridiculez al lado de su fortuna actual: se calcula que sólo en 'royalties' por su primer disco, 'I dreamed a dream', Susan ganó cerca de diez millones de libras y su fortuna total podría ascender a 20.

La relación con la fama de esta escocesa de garganta privilegiada siempre ha sido peculiar. Lejos de lanzarse a la vida fatua de la popularidad, Susan ha querido permanecer amarrada a la vida real.Reside en el mismo pueblecito escocés donde vivía antes de la popularidad, aunque ha cambiado de casa. Hace tres años adquirió un chalé de cinco dormitorios en la mejor zona de Blackburn, pero, según ella, sólo lo hizo "por razones de seguridad". Le costó 300.000 libras.

De hecho, el puesto por el que se interesó hace unos días en la casa de apuestas es el mismo para el que había optado en 2009, justo antes de que la vida le diera un vuelco y no pudiera seguir con el proceso de selección. Pareciera como si Susan quisiera dar marcha atrás y volver a ser una persona normal. El síndrome de la niña rica.


Fotos: Susan Boyle, durante el concurso de 2009 y después en una actuación como cantante profesional (Agencias/Internet)