Google+ 01/26/12 ~ Wicked Magazine

Compromiso con la verdad

Todas las noticias son reales, se recopilan de las principales agencias, periódicos y medios informativos.

Miles de notas, reuniendo lo mejor de los últimos años

Desde el 2008 hemos recopilado casí 11,000 notas, puede consultar por orden cronológico en nuestro archivo o por temática mediante nuestras secciones. (Foto: Reuters)

Una perspectiva diferente

Conozca el lado insólito y desconocido de los principales acontecimientos y celebridades. (Foto: Reuters)

Sin censura

Nos esforzamos por publicar las mejores fotografías y videos, sin censura. Confiamos en el criterio de nuestros lectores, nunca limitamos la información. (Ilust: Brian Bolland)

Defensa de los derechos de autor

Siempre referimos a la fuente original de la cual se retoman la información, fotografías e ilustraciones. (Foto: Средний Класс)

Comprometidos con la libertad de expresión

Nos unimos a las voces que piden libertad de expresión total en Venezuela, en América Latina y en todo el mundo. (Foto: Venezuela ist verletzt!)

jueves, 26 de enero de 2012

Conejita de Playboy exige disculpas a De la Hoya por un supuesto abuso sexual


NUEVA YORK, 26 enero 2012 (EFE).- Una "conejita" de Playboy que reclama a Óscar de la Hoya 5 millones de dólares por un supuesto asalto sexual exigió al exboxeador disculpas por haber abusado de ella "de todas las formas posibles", informa hoy el diario New York Post.
"Debe pedir perdón", declaró Angelica Marie Cecora, de 25 años, a la salida de una vista judicial celebrada el miércoles en un tribunal de Nueva York donde a finales del año pasado interpuso una demanda contra De la Hoya, según el New York Post.
Cecora acusa a "Golden Boy", de 38 años, de haberla tratado de manera inapropiada durante una noche de sexo y drogas hace diez meses en un hotel de la Gran Manzana en la que el expúgil llegó a fotografiarse vestido con ropa de mujer.
"Parecía una buena persona cuando lo conocí, pero se le fue de las manos" y "abusó de mí de todas las formas posibles", aseguró la demandante después de comparecer ante el juez Paul Wooten.
Según la querella, los hechos ocurrieron el 15 de marzo de 2011 en la habitación de un hotel donde De la Hoya primero consumió gran cantidad de drogas y luego solicitó a Cecora que mantuvieran relaciones sexuales "extremas".
La mujer accedió a la petición pero asegura que el exboxeador quería más y le exigió que llamara a una compañera para continuar, tras lo cual se quedó dormida y cuando De la Hoya la despertó para tener relaciones sexuales de nuevo se opuso.
Cecora sostiene en la demanda que durante aquella noche, "Golden Boy" la agarró fuerte y la intimidó durante el acto sexual.
El abogado que representa a De la Hoya, Judd Burstein, pidió al magistrado que no admita a trámite la demanda y aseguró que en toda su carrera nunca había visto un caso tan "frívolo".
Burstein expuso su versión de los hechos: "De la Hoya llamó a la mujer por teléfono. Salieron a cenar. Mantuvieron relaciones. Luego mantuvieron más relaciones sexuales. Ella llama a otra mujer. Él le pide tener sexo de nuevo. Ella dice no y se marcha".
"¿Cuál es su razón para la reclamación legal?. ¿Cuáles fueron los daños?", se preguntó el letrado.
Burstein, quien califica a Cecora de "prostituta" y "timadora", explicó que su cliente decidió un mes después del incidente ingresar en una clínica de desintoxicación para curar su adicción a las drogas.
Óscar de la Hoya admitió el pasado agosto la grave crisis personal que atravesó por el consumo de alcohol y cocaína, y reveló que intentó suicidarse aunque finalmente le faltó valor para quitarse la vida.
El medallista de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, diez veces campeón del mundo de boxeo y héroe de la comunidad hispana en Estados Unidos también reconoció que fue infiel a su esposa, de la que actualmente está separado.

Ver la nota Famoso boxeador gusta vestirse de mujer para su esposa, publicada el 2 de septiembre de 2011 en Wicked Magazine.

Manifestantes acosan a premier australiana y pierde un zapato


CANBERRA, 26 diciembre 2012 (AP).— Uno de los guardaespaldas de la primera ministra australiana tuvo que sostenerla luego que ella tropezó el jueves en medio de una turba de manifestantes mientras la Policía le abría paso. Entre la agitación, Julia Gillard no resultó herida, pero perdió un zapato.
Luego de una ceremonia con motivo del día nacional australiano, la primera ministra tenía un aspecto turbado mientras era protegida del acoso de los manifestantes. Comentó después que está hecha "de material muy duro" y ensalzó a la fuerza pública por su intervención oportuna y rápida.
Unos 200 partidarios de los derechos de los indígenas rodearon un restaurante de Camberra y golpearon las vidrieras mientras se encontraban dentro Gillard y el líder de la oposición Tony Abbott, en una ceremonia de concesión de galardones.
Unos 50 policías escoltaron a los dirigentes políticos, que abandonaron el edificio por una puerta lateral.
Uno de los guardaespaldas de Gillard la protegió con los brazos y la llevó hasta el automóvil que la esperaba, protegiéndola de las iras e improperios de la multitud. Los funcionarios partieron rápidamente en los vehículos oficiales.
Los manifestantes reclaman los derechos de la población indígena en un lugar cercano llamado Embajada de la Carpa Aborigen, un grupo de chozas y viviendas precarias en la capital que es el foco principal de las protestas contra la festividad patria.
El Día Nacional conmemora la llegada a Australia de la primera flota de colonizadores ingleses, en Sydney, el 26 de enero de 1788. Muchos aborígenes llaman la festividad el Día de la Invasión, porque los británicos desembarcaron sin pactar un tratado con los habitantes del continente.

Fotografía: Escolta protegiendo a la primera ministra de Australia (AP).

Ultrasecreta lista de los que rechazaron honores reales


LONDRES, 26 enero 2012 (BBC).- Siempre ha sido noticia cuando algún personaje rechaza una condecoración.
De hecho, muchos hacen pública esa decisión como una forma de mostrar cierto desdén hacia la Corona de Inglaterra. Pero otros, como el artista Lucien Freud o el escritor Aldous Huxley, han dicho que no en el más completo anonimato. Hasta ahora.
Una lista de aquellos que, entre 1951 y 1999, decidieron no ser llamados "Sir" y que ya fallecieron fue publicada por primera vez. Hasta ahora, esa información era tan secreta que ni siquiera se incluía en los documentos oficiales que se dan a conocer después de 30 años, de acuerdo a la Ley de la Libertad de la Información que rige en el Reino Unido.
Los detalles de aquellos que rehúsan pasar a ser Caballeros o Damas de la Orden del Imperio Británico sólo salen a la luz normalmente cuando ellos mismos facilitan la información o cuando ésta se filtra.
En total, 277 personas aparecen en la lista que incluye a pintores como Francis Bacon y Laurence Stephen Lowry, al escultor Henry Moore y al novelista Aldous Huxley.
Rechazos y devoluciones
Lowry es quien más rechazos ostenta, cinco en total. Entre ellos se incluye un no rotundo a ser Oficial de la Orden del Imperio Británico en 1955, otro a ser Comandante en 1961 y al de Caballero en 1968.
Bacon, por su parte, prefirió no ser Comandante, cuando se le ofreció en 1960. Mientras que Freud desechó el mismo honor en 1977.
El autor Roald Dahl, quien rechazó su nombramiento como Oficial en 1986, era uno de varios escritores que hicieron un desaire a dicho reconocimiento como Clive Staples Lewis, quien se negó a recibir el título de Comandante en 1952.
El director de cine Alfred Hitchcock rechazó el mismo honor diez años después. Sin embargo, cuatro meses antes de morir, en 1980, aceptó el de Caballero, un peldaño arriba del de Comandante.
Han sido muchas las personalidades que rechazaron o devolvieron honores que la monarquía les había otorgado.
El legendario beatle John Lennon devolvió su nombramiento como Miembro de la Orden del Imperio Británico, el menos importante de los títulos. El caso es que la devolución estuvo acompañada por una nota dirigida a la propia reina.
En la misiva se leía:
"Su Majestad, le devuelvo esto en protesta contra la participación de Gran Bretaña en el asunto de Nigeria-Biafra, en contra de nuestro apoyo a Estados Unidos en Vietnam y contra la caída de Cold Turkey en el ranking". 
Cold Turkey es el titulo de una canción del primer álbum en solitario de Lennon.

"Farsa ridícula"

En 2007, Joseph Corre, cofundador de la marca de lencería Agent Provocateur, también mostró su negativa a recibir un título. Acusó a Tony Blair de ser "moralmente corrupto".
El escritor James Ballard, otro de los que rechazó el título de Comandante, se oponía a lo que consideraba la "farsa ridícula" del sistema de honores.
Los títulos no sólo han sido rechazados o devueltos. También existen casos en los que se han retirado por la comisión de delitos.
Ese es el caso de Roger Casement, un oficial colonial en el Congo que fue condenado por traición en la Primera Guerra Mundial (fuerte partidario de la independencia de Irlanda, intentó conseguir la ayuda alemana para esta causa durante la I Guerra Mundial), perdiendo su título de Caballero para luego ser ejecutado. Casement es el protagonista de la última novela de Mario Vargas Llosa, El sueño del celta.
La publicación de la lista se da justo en medio del debate sobre si el exjefe del Royal Bank of Scotland Sir Fred Goodwin debería ser despojado del mismo título que Casement por su papel en el colapso de la entidad bancaria.
Así son los títulos. Algunos los aceptan con gusto de buenas a primeras. Hay quienes cambian de opinión y finalmente no resisten la tentación del reconocimiento. Otros los rechazan definitivamente; y, por más que le moleste a la Corona, se acaba sabiendo quién le dio un rotundo "no" como respuesta a Su Majestad.

Al menos tres muertos y 16 desaparecidos en el derrumbe de tres edificios en Río de Janeiro



RÍO DE JANEIRO, 26 enero 2012 (EFE).- El derrumbe de tres edificios de oficinas causó al menos tres muertos y dejó 16 desaparecidos en el amasijo de escombros en el que acabó una cuadra entera en pleno centro de Río de Janeiro, donde hoy se afanaban los equipos de rescate.
Seis personas fueron atendidas en el hospital Souza Aguiar, tres de ellas recibieron el alta y las otras tres continuaban internadas en la tarde de hoy, pero ninguna con pronóstico grave, según las autoridades brasileñas.
El accidente ocurrió alrededor de las 20.30 (22.30 GMT) del miércoles, en un momento en el que el céntrico sector de Cinelandia se encontraba prácticamente vacío, lo que evitó una tragedia de grandes dimensiones.
"Menos mal que la tragedia no fue en hora punta en el corazón del centro de Río. Esta tragedia podía haber tenido dimensiones mucho más graves si hubiese ocurrido horas antes", dijo el gobernador regional, Sergio Cabral, en declaraciones a la radio CBN.
Se hundieron un viejo edificio de 20 plantas, otro de diez y un tercero de pequeñas dimensiones y cinco pisos, en la céntrica calle Treze de Maio por causas aún no aclaradas, pero que podrían estar relacionadas con problemas estructurales de la construcción más alta, según dijeron portavoces de los bomberos.
La imagen de cuatro excavadoras trabajando en las montañas de escombros, envueltas en una nube de polvo y humo, contrastaba con el paisaje de edificios solariegos de la zona, donde destaca el majestuoso y centenario Teatro Municipal, ubicado a pocos pasos del lugar de la tragedia.
El derrumbe ocasionó un escape de gas que dio paso a un pequeño incendio, en el que ardieron papeles, cortinas, moquetas y alfombras de las oficinas, según dijeron los bomberos, que controlaron el fuego que todavía hoy dejó un rastro de humo.
La Treze de Maio es una calle pequeña y peatonal que en el horario laboral se convierte en una de las vías más bulliciosas de la ciudad, en un hervidero de miles de personas que transitan entre decenas de puestos ambulantes de comida y baratijas.
La vecina plaza de la Cinelandia, tradicional escenario de manifestaciones a favor de la democracia en los años ochenta, se convirtió hoy en el lugar de encuentro de los familiares de las víctimas y también de los trabajadores de la zona, que no pudieron acceder a sus oficinas.
Rosangela Camacho, dueña de una tienda de productos naturales en uno de los edificios siniestrados, explicó a Efe que estaba preocupada por varios de sus clientes y conocidos que trabajaban en el predio vecino y no sabe si alguno de ellos está desaparecido.
"Hoy no ha venido a trabajar nadie, ¿dónde se va a trabajar? si no quedó nada en pie. Está todo en ruinas", afirmó la mujer, que se acercó al centro a ver los trabajos de desescombro del edificio donde también trabajaba su marido, dueño de una tienda de informática.
Varios testigos afirmaron que un grupo de trabajadores de una oficina asistía a una clase de informática en el momento del siniestro y se cree que esos alumnos constituyen la mayoría de los desaparecidos.
Un obrero, identificado como Alexandro da Silva Fonseca Santos, aseguró que salvó la vida porque se encontraba en un ascensor, cuya estructura aguantó y le protegió del desplome del edificio.
El alcalde de Río, Eduardo Paes, informó que prácticamente se ha descartado la hipótesis de que el accidente haya sido causado por una explosión de gas.
La causa más probable, según dijo Paes y corroboraron los bomberos, fue un problema de estabilidad en la estructura del edificio de 20 plantas, que era antiguo, construido hace unos 70 años, según el historiador Milton Teixeira.
Dos plantas de ese edificio estaban en obras, que carecían de permiso oficial, según dijeron las autoridades locales, que sospechan que este hecho podría haber afectado a la estructura.
Un trabajador del edificio, Víctor Ferreira, afirmó a Efe que de sus 35 compañeros de oficina, seis se quedaron en la empresa por la noche y alguno aseguró que iba a trabajar hasta tarde.
"Es una tragedia anunciada, era de esperar", dijo Ferreira, quien reveló que era "frecuente" escuchar el ruido que hace el yeso del revestimiento al desprenderse de la fachada.
Un destacamento de cerca de 70 bomberos, apoyados por varios órganos de seguridad y de conservación urbana, trabajaba en la zona desde el momento del siniestro en la búsqueda de las víctimas y en la retirada de las toneladas de escombros, una labor que todavía no tienen fecha para concluir.