Google+ Se disparan cifras de prostitución en el Reino Unido por aumento de colegiatura universitaria ~ Wicked Magazine

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Se disparan cifras de prostitución en el Reino Unido por aumento de colegiatura universitaria

LONDRES, 5 diciembre 2012 (AP).- El número de estudiantes de universidad que recurre a la industria del sexo para costear sus estudios se ha disparado en el Reino Unido.

Un estudio reciente de la Universidad de Kingston revela que las universidades reciben anualmente entre 103 y 355 millones de libras (126 y 436 millones de euros) procedentes de actividades ligadas al sexo, desde bailes eróticos a servicios de compañía o prostitución.

El encargado de realizar esta investigación, Ron Roberts, catedrático de Psicología en la Universidad de Kingston, lleva años estudiando el fenómeno y asegura que la situación "ha empeorado significativamente en el último periodo", con más de un 6% de los universitarios –en su mayoría mujeres– recurriendo al sexo como fuente de financiamiento para costear sus estudios.

Indica el rotativo que fuentes del Colectivo Inglés de Prostitutas confirman los datos de Roberts y apuntan que "en el último año" se ha "doblado" el número de llamadas telefónicas que reciben en su línea de ayuda en Londres, protagonizadas por estudiantes que han recurrido a la prostitución.

La subida en el precio de las matrículas universitarias ha sido uno de los desencadenantes de este incremento.

En Reino Unido, la práctica habitual es solicitar a los bancos préstamos personales para poder pagar el colegio, de manera que si el estudiante tiene la fortuna de comenzar a trabajar tras finalizar -también son práctica habitual las becas sin remuneración con compromisos de permanencia-, aún deberá reservar durante unos cuantos años buena parte de su nómina para pagar el préstamo.

Por ello, no son extraños los casos, afirma Público, en los que al finalizar la carrera los estudiantes acumulan deudas que superan más de 60 mil euros.

Más de un 6% de los universitarios recurren al sexo como fuente de financiamiento; el estudio revela que dos terceras partes de los universitarios están endeudados.

De esas dos terceras partes, únicamente un 5.5% ya lo estaba antes de comenzar sus estudios.

Ante esta situación, los estudiantes consiguen mediante el sexo un modo de vida que difícilmente podrían costear de otro modo.

El investigador señala que frente a la media de 650 libras semanales (800 euros) que puede conseguir una trabajadora del sexo, un trabajo convencional tan sólo reporta, en promedio, 155 libras semanales (190 euros).

Además, el Sindicato Nacional de Estudiantes (NUS) denuncia que la brecha entre las ayudas estatales y el coste de estudiar una carrera universitaria fuera de Londres se ha incrementado hasta las 8.566 libras (10.500 euros).

Para cubrir sus estudios, un joven de entre 18 y 20 años que gane un sueldo medio de 4,98 libras a la hora (6 euros), tendrá que trabajar durante todo el año, sin vacaciones, 34 horas semanales.

Asimismo, 53% de los universitarios considera que el NUS podría hacer mucho más para apoyar a los alumnos que recurren al sexo para poder seguir estudiando.

En días recienes, la prostitución universitaria ha causado revuelo debido al diario The Independent, quien destapara al portal SponsorAScholar (Apadrina un estudiante) –ahora fuera de servicio– que ofrecía hasta 15.000 libras al año (18.500 euros) a cambio de favores sexuales.

Antes de su cierre, la página web presumía de haber conseguido que mil 400 mujeres de entre 17 y 24 años financiaran sus estudios gracias a hombres de negocios ricos en busca de "aventuras discretas".

El diario grabó con una cámara oculta un video en el que un asesor de SponsorAScholar invitaba a la reportera, quien se hizo pasar por estudiante, a acudir a un piso cercano para una "evaluación práctica" con la cual poder comprobar "el nivel de intimidad" al que está dispuesta a llegar. Una cuestión de "control de calidad", dijo el asesor.

SponsorAScholar ofrecía pagar el 100% de las matrículas universitarias a cambio de sesiones de dos horas con hombres, en habitaciones de hotel o departamentos privados, hasta cuatro veces por trimestre.

Esas ofertas fueron calificadas por el NUS de aberrantes. Lamentan que haya "quienes exploten la pobreza y las dificultades financieras de las estudiantes y las sexualicen, haciendo dinero de mujeres que buscan una educación".