Google+ Loro puercoespín vampiro del Jurásico: un dinosaurio enano con grandes colmillos ~ Wicked Magazine

jueves, 4 de octubre de 2012

Loro puercoespín vampiro del Jurásico: un dinosaurio enano con grandes colmillos


CHICAGO, 4 octubre 2012 (El Mundo).- Fue desenterrado en los años sesenta pero hasta ahora no se había estudiado en profundidad. Se trata de un dinosaurio muy pequeño, del tamaño de un gato doméstico, y cuya cabeza recuerda a la de un loro. Su rasgo más llamativo, sin embargo, es su espectacular dentadura, sobre todo teniendo en cuenta que se trataba de un dinosaurio herbívoro.

Según explica Paul Sereno, el paleontólogo de la Universidad de Chicago que firma este estudio publicado en la revista online 'ZooKeys', sus dos afilados colmillos recuerdan a los de un vampiro. El científico cree que su cuerpo, de unos 60 centímetros de longitud, podría haber estado recubierto por cerdas, por lo que su aspecto debía recordar también al de un ágil puercoespín de dos patas.

Algunos científicos creen que la carne o, al menos los insectos, formaban parte de la dieta de estos dinosaurios del género Heterodontosaurus, y que fueron evolucionando hacia una dieta herbívora. Triceratops y Stegosaurus son algunos ejemplos de estos animales que se alimentaban de plantas.

Paul Sereno, que también es explorador residente de la National Geography Society, se topó con este ejemplar en los años ochenta, cuando examinaba una colección de fósiles de esta sociedad en la Universidad de Harvard, en EEUU. El especimen, que había sido encontrado en África del sur, ha sido bautizado como 'Pegomastax africanus'. Los paleontólogos calculan que vivió hace unos 200 millones de años.

En aquella época, el supercontinente Pangea había comenzado a fragmentarse en varias partes. Según sostiene este estudio, los dinosaurios que pertenecen al género Heterodontosaurus también debieron comenzar a dividirse en grupos durante este periodo. Las especies que vivían en la mitad norte tenían una dentadura parecida a la de Tianyulong, un heterodontosaurus descubierto recientemente en el norte de China. Este pequeño dinosaurio, que fue hallado en los sedimentos de un lago de China y que tiene un tamaño similar a Pegomastax, estaba recubierto por cenizas volcánicas que han logrado preservar cientos de cerdas que cubrían su cuerpo. Por otro lado, las especies de dinosaurio que poblaban la zona sur de Pangea debían ser similares a Pegomastax, según sostiene este estudio.

Paul Sereno cree que estos pequeños dinosaurios herbívoros se expandieron por toda la Tierra y, aunque son relativamente desconocidos para el público, sus dentaduras eran de las más avanzadas entre los dinosaurios que se alimentaban de plantas.

La función de los caninos

Además de sus dos afilados caninos, los dientes superiores y la mandíbula inferior de 'Pegomastax africanus' funcionaban como si fueran unas tijeras afiladas. Sereno cree que su pequeño cráneo, de unos siete centímetros de longitud se adaptó para arrancar fruta.


Por lo que respecta a sus caninos, más propios de un animal carnívoro que de un herbívoro, el paleontólogo argumenta que lo más probable es que tuvieran una función defensiva, para luchar contra sus enemigoso para competir con otros machos por hembras con las que copular.

El paleontólogo estadounidense Paul Sereno ha realizado durante su carrera importantes descubrimientos de especies de dinosaurios. La más conocida ha sido la de 'Sarcosuchus imperator', conocido popularmente como SuperCroc. Este especimen, que fue encontrado en el desierto de Teneré de Níger y que vivió hace unos 110 millones de años, fue el protagonista de un documental de National Geographic.


Descubren a un dinosaurio con colmillos de vampiro y cara de loro

CHICAGO, 4 octubre 2012 (ABC).- Su cara se asemejaba a la de un loro y tenía un par de colmillos punzantes como los de un vampiro. De pequeño tamaño -pesaba menos que un gato doméstico-, estaba cubierto de cerdas como las de un puerco espín. Este era el extraordinario aspecto del Pegomastax africanus (mandíbula gruesa de África), un dinosaurio herbívoro que habitó la Tierra hace 200 millones de años, cuando el supercontinente Pangea comenzaba a dividirse en dos. Sus restos aparecieron originalmente en los años 60 en Sudáfrica, pero no ha sido hasta ahora que el famoso paleontólogo Paul Sereno («padre» del gigantesco Supercroc, entre otros monstruos) los ha identificado como pertenecientes a una nueva especie entre la colección de fósiles de la Universidad de Harvard.

Sereno, profesor de la Universidad de Chicago e investigador de National Geographic, ha descrito los detalles de la anatomía y estilo de vida del dinosaurio enano en la revista ZooKeys. La nueva especie medía menos de dos metros de largo y apenas llegaba al peso de un gato. Probablemente, la mayor parte de su cuerpo estaba cubierta de extrañas cerdas, como las de un puerco espín. Una «capa» similar fue vista por primera vez en otro dinosaurio, el Tianyulong, que, enterrado en sedimentos cubiertos por ceniza volcánica, conservaba cientos de cerdas distribuidas en su cuerpo desde el cuello hasta la punta de su cola. El Tianyulong y el Pegomastax forman parte de la misma familia, los Heterodontosaurios, que se separaron cuando Pangea se dividió en dos masas continentales, una en el norte y otra en el sur.

Como unas tijeras

Pero lo que realmente hace destacar al nuevo Pegomastax es su cráneo de unos siete centímetros de largo, que sobresale como si fuera el pico de un loro, un par de colmillos punzantes y unos dientes escondidos detrás para cortar las plantas, que funcionaban como unas afiladas tijeras cuyas cuchillas se deslizaban una sobre otra cuando las mandíbulas están cerradas.

«Es muy raro -admite Sereno- que un comedor de plantas como el Pegomastax tuviera esos caninos tan alargados». Algunos científicos creen que los heterodontosaurios comían carne o insectos, pero el paleontólogo sugiere que, en realidad, servían como defensa y para competir con otros ejemplares a la hora de buscar pareja. Probablemente, no eran utilizados para cortar, pero quizás sí para mordisquear o incluso excavar como algunos ciervos actuales.

Sereno compara al dinosaurio con un ágil puerco espín de dos patas correteando en busca de plantas. Aunque son prácticamente desconocidos para el gran público, «Pegomastax y sus familiares eran unos de los más avanzados herbívoros de su época», afirma Sereno.

Fotos: Pegomastax africanus (Agencias)