Google+ Casi cien años de cárcel por pegar las manos de su hija a la pared ~ Wicked Magazine

miércoles, 17 de octubre de 2012

Casi cien años de cárcel por pegar las manos de su hija a la pared




DALLAS, 17 octubre 2012 (Qué).- Su caso conmocionó a medio planeta: Elizabeth Escalona, de 23 años y residente en Dallas (Texas, Estados Unidos) propinó a su hija Jocelyn, de dos años, una patada en el estómago, varios golpes con una jarra y con un bote de cola SuperGlue le pegó las manos a la pared. Y todo para enseñarle a usar el váter... Una vil lección que ahora le costará a ella 99 años de cárcel, más del doble de los 45 que pedía para ella el fiscal.

El juez encargado del caso, Larry Mitchell, argumentó queel castigo de Elizabeth debía ser proporcional al que ella propinó a la pequeña Jocelyn, que acabó con varias heridas internas en la cabeza, una costilla rota y presentaba varios moratones y marcas de mordiscos,a lo que hay que sumar pérdida de piel en las palmas de las manos.

Además, el juez tuvo en cuenta el carácter de Elizabeth, a la que la acusación retrató como una persona incapaz para ser madre, con un historial de violencia en el pasado. Entre otras cosas, se habló de una Elizabeth adolescente que amenazaba con matar a su madre y de su pertenencia a banda callejera. "Solo un monstruo pega las manos de su hija a una pared", espetó la abogada de la acusación, Eren Price.

Durante el juicio, Elizabeth pidió perdón, asumió su «monstruosidad» y exigió que la Justicia le diera una segunda oportunidad tras aceptar su culpabilidad en el caso. Asimismo, Ofelia Escalona -quien tiene la custodia de sus nietos- también pidió la libertad condicional para su hija, pero la Fiscalía no escuchó sus peticiones.

Fue la madre de Elizabeth, Ofelia Escalona, quien llevó al hospital a la pequeña Jocelyn tras encontrarla en coma, con una hemorragia cerebral de los golpes y con las manos desgarradas de intentar despegarse de la pared.

Madre pegó a su hija a la pared y la golpeó; ahora pasará toda su vida en la cárcel

DALLAS, 17 octubre 2012 (Univisión).- Una madre de Texas unió con pegamento las manos de su hija de dos años a una pared y la golpeó porque no aprendía a ir al baño, crimen por el cual fue condenada a prisión, informó CNN.

Elizabeth Escalona, de 23 años de edad, fue condenada a 99 años de prisión por un cargo en primer grado de lesión a su hija, de nombre Jocelyn Cedillo, según información proporcionada por una recepcionista del departamento de registros de Dallas.

Este tipo de crímenes se castigan con libertad condicional o cadena perpetua.

Sin embargo, el abodago de la acusada señaló que la sentencia es excesiva y que presentará una apelación, reportó CNN.

Escalona se encontraba embarazada al momento del crimen, además tenía otros tres niños, que presenciaron los hechos, informó la oficina del fiscal.

La madre de la acusada, Oefelia Escalona, fue quien encontró a la menor y la llevó al hospital. Ella testifico en el juicio de su hija, donde pidió que se le otorgara libertad condicional.

La niña fue diagnosticada con contusiones graves en la cara y la cabeza, una lesión cerebral grave que ocasionó que la niña estuviera temporalmente en estado de coma.

CNN agregó que durante el juicio se mostraron fotos de las heridas que sufrió la niña y agregó el testimonio de una pediatra que pudo observarlas.

"El panorama era aterrador", dijo la doctora Amy Barton, pediatra de abuso de menores en el Centro Médico Infantil de Dallas. "Veo un montón de niños, y este es uno de los casos más impactantes que he visto".

Escalona ya había sido investigada por Servicios de Protección de Niños del estado, pero nunca se le arrestó o se le levantaron cargos. Sus hijos fueron puestos bajo custodia.





Fotos: Elizabeth Escalona y su hija (Agencias)