Google+ Sánchez Gordillo: protagonista de una camiseta de H&M ~ Wicked Magazine

martes, 11 de septiembre de 2012

Sánchez Gordillo: protagonista de una camiseta de H&M

MADRID, 11 septiembre 2012 (EFE).- El famoso alcalde de Marinaleda en Sevilla ya es una estrella fuera de España. Su "saqueo" de un conocido hipermercado andaluz, según algunos, "expropiación de alimentos" para los protagonistas del acto, se convirtió en una de las polémicas de este verano y ahora también es protagonista de una camiseta H&M. Tanto revuelo ha levantado la osadía de la firma de moda sueca que ésta no ha tardado más de un día en retirarla.


La camiseta de la polémica (foto: Weekday, H&M)

La cadena textil Weekday, propiedad de H&M, ya se ha disculpado por utilizar el nombre de Sánchez Gordillo en una prenda que rezaba "Food to the people, No world hunger - Juan Manuel Sánchez Gordillo" ("Comida para el pueblo. No al hambre en el mundo"). En un comunicado de la compañía que recoge EFE se explica que "la intención de Weekday nunca fue posicionarse y siente si alguno de sus clientes se ha sentido ofendido con el diseño de esta camiseta".
La prenda era una serie limitada dentro de un nuevo proyecto de la empresa que pretendía llamar la atención sobre temas de actualidad, como el de esta especie de "Robin Hood del pueblo", como algunos le califican. No deja de ser curioso que un activista convencido de la izquierda se haya convertido en reclamo para el mercado de la moda.
Weekday de H&M puso a la venta el 31 de agosto unidades limitadas de esta camiseta en los países donde tiene presencia esta cadena: Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia, Alemania y Holanda. Para evitar problemas, la compañía sueca ya ha retirado las pocas camisetas con alusión al alcalde de estas tiendas.
Las controvertidas acciones de Sánchez Gordillo en un par de supermercados andaluces llamaron la atención de la diseñadora de Weekday, Annika Berger, de ahí que usara su nombre para esta camiseta de espíritu contestatario.
Un espíritu que, paradójicamente, ya ha sido fagocitado por la imparable maquinaria capitalista.