Google+ 02/20/11 ~ Wicked Magazine

Compromiso con la verdad

Todas las noticias son reales, se recopilan de las principales agencias, periódicos y medios informativos.

Miles de notas, reuniendo lo mejor de los últimos años

Desde el 2008 hemos recopilado casí 11,000 notas, puede consultar por orden cronológico en nuestro archivo o por temática mediante nuestras secciones. (Foto: Reuters)

Una perspectiva diferente

Conozca el lado insólito y desconocido de los principales acontecimientos y celebridades. (Foto: Reuters)

Sin censura

Nos esforzamos por publicar las mejores fotografías y videos, sin censura. Confiamos en el criterio de nuestros lectores, nunca limitamos la información. (Ilust: Brian Bolland)

Defensa de los derechos de autor

Siempre referimos a la fuente original de la cual se retoman la información, fotografías e ilustraciones. (Foto: Средний Класс)

Comprometidos con la libertad de expresión

Nos unimos a las voces que piden libertad de expresión total en Venezuela, en América Latina y en todo el mundo. (Foto: Venezuela ist verletzt!)

domingo, 20 de febrero de 2011

Por qué maté a mi hija

ROMA, 20 febrero 2011 (BBC).- Hina fue enterrada por su padre y otros familiares en el jardín de su casa. La paquistaní de 20 años de edad, que vivía en el norte de Italia, fue asesinada por su padre, quien alega que estaba "salvando el honor de su familia".

Mohammed Saleem declaró que no le gustaba la forma en la que Hina estaba viviendo su vida y le dijo a las autoridades que su hija estaba deshonrando a su familia.

Así que le cortó el cuello. 28 veces.

"No quería matarla. Quería que volviera a casa"
Asegura desde su celda en la cárcel en la que ahora paga una condena de 30 años, a la que tuvo acceso la BBC.

La entrevista ofrece una rara oportunidad para entender cómo piensa alguien que perpetra un crimen de honor.

Traición

"Yo soy un buen padre. Antes, mi hija era muy buena, pero, de repente, cambió. No quería que mi hija fuera demasiado libre ni que consiguiera drogas en las calles"
Mohammed Saleem

Lo que cambió "de repente" fue el estilo de vida de Hina. La familia Saleem vivía en la ciudad de Brescia, en el norte de Italia. Hina se había convertido, a los ojos de sus padres, en una "rebelde" que desafiaba su autoridad. Se había negado a casarse con un hombre que su familia le quería imponer, en el marco de lo que en algunos países se conoce como un "matrimonio arreglado".

La joven, que fumaba y vivía con su novio italiano, había dejado de ser una niña asiática para convertirse en una mujer occidental. Fue esa transformación lo que su padre no pudo tolerar. Para él, se trataba de una traición a sus raíces, sus tradiciones y su cultura, y de una amenaza a su orgullo, su dignidad y su reputación dentro de la comunidad paquistaní.

"Yo no quería que mi hija fuera demasiado libre", explica desde su celda.

Generaciones

La transición que experimentó Hina, quien pasó de ser la luz de los ojos de su padre a convertirse en la víctima de su rabia, se plasma en un nuevo libro llamado "Esta es mi vida".

Para uno de sus coautores, Marco Ventura, no se trata sólo de las insalvables diferencias entre algunos musulmanes y las sociedades laicas: "El sólo hecho de intentar ser una adolescente italiana, una joven occidental normal, es un problema para las segundas generaciones. En esta historia, hay un conflicto doble: un conflicto entre culturas y un choque generacional, la de los padres y la de los hijos".

Aunque el asesinato mismo fue perpetrado por Mohammed Saleem solo, el proyecto se hizo en grupo. Con el apoyo de otros miembros de la familia, la enterraron en el jardín de su casa. El racionaliza eso diciendo que "cuando murió, lo único que yo quería era traerla a casa".

Gommaria Monti, el otro autor del libro, ha reflexionado mucho sobre el caso. "Los padres ya no hablaban el mismo lenguaje que su hija, Al enterrarla en el jardín de la casa de la familia, la estaban trayendo al lugar al que pertenecía, según creen. Ella era su posesión", interpreta el escritor.

Responsabilidad compartida

El padre de Hina se quejaba de que su hija había cambiado "de repente". Las amigas de Hina comparten la angustia que su asesinato causó. Les es imposible entender que un padre pueda matar a su propia hija.

Pero el caso no es aislado: el nombre de Hina Saleem engrosa una lista compuesta por miles.

Según Naciones Unidas, cada año, en todo el mundo, 5.000 mujeres y niñas pierden su vida a manos de miembros de sus propias familias en nombre del honor.

También hay víctimas masculinas si, por ejemplo, se casan fuera de su casta o religión. Pero esos casos son mucho más raros.

Lo que sí es común es que la tarea física de "restaurar el honor" recaíga sobre los hombros de los hombres.

"Los casos de 'homicidios de honor' representan un fracaso del multiculturalismo. Y la tarea de llevar a esos asesinos ante la justicia le corresponde a las autoridades, pero en varios países hay cierto grado de tolerancia frente a esta costumbre."
Souad Sbai, parlamentaria italiana



Activistas que trabajan para llamar la atención sobre el problema dicen que las sociedades occidentales deben compartir la culpa por su falta de acción.

Mohammed Saleem todavía siente que su hija lo deshonró, pero ahora dice que lamenta haberla matado... no porque perdió a una hija, sino por las consecuencias de haber cometido el asesinato.

"Hina no fue la única que murió", dice. "Toda mi familia murió. Sin mi hijo, sin mi esposa, esto no es vida", agrega, compadeciéndose de sí mismo.

Autos del futuro podrían rechazar un conductor si ha tomado

WALTHAM, 20 febrero 2011 (AP) — Los automóviles del futuro podrían abstenerse de arrancar si un detector automático en el tablero determina en cuestión de segundos que el conductor no está en condiciones de manejar porque ha bebido de más.

Las autoridades estadounidenses dicen que el aparato podría salvar muchas vidas, pero que todavía puede pasar una década antes de que se difunda su uso.

El laboratorio QinetiQ North America de Waltham, abocado a la investigación y desarrollo, hizo a fines de enero la primera demostración pública de sistemas que pueden medir si alguien tiene una cantidad de alcohol en la sangre superior al permitido.

A diferencia de los aparatos usados en la actualidad, incluido uno que impide el encendido del automóvil si una persona bebió más de la cuenta, este no requerirá que el individuo sople en un instrumento para medir el nivel de alcohol.

Los nuevos aparatos, llamados "Sistemas de Detección del Alcohol en el Conductor para Mayor Seguridad" (Driver Alcohol Detection Systems for Safety), emplean sensores que miden el contenido de alcohol de dos formas posibles: analizando el aliento de la persona o penetrando su piel, empleando sensores sofisticados que funcionan con un contacto físico, ubicados estratégicamente en el volante o las cerraduras de las puertas, por ejemplo.

Ambos métodos eliminan la necesidad de que el conductor dé pasos adicionales y quienes no hayan bebido no sufrirán demora alguna, según los investigadores.

La tecnología "es otra flecha en nuestra funda" en la lucha por hacer los autos más seguros, comentó el secretario de Transporte Ray LaHood, quien asistió a la demostración.

También estuvo presente David Strickland, director de la Administración Nacional de Seguridad en las Autopistas de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés), quien estimó que el aparato podría evitar unas 9.000 muertes por año en accidentes causados por conductores borrachos.

Acotó que el sistema está en sus etapas iniciales y que pasarán de ocho a 10 años antes de que sea lanzado al mercado.

Hay quienes se preguntan si será posible desarrollar una tecnología tan avanzada, que pueda determinar sin lugar a dudas que una persona está ebria y no impedirá conducir a individuos que no han tomado.

"Incluso si la tecnología es confiable en un 99,9%, ese ínfimo margen de error implicaría que miles de automóviles no podrán arrancar a diario" sin que el conductor haya bebido más de la cuenta, manifestó Sarah Longwell, del American Beverage Institute (Instituto de Bebidas de Estados Unidos).

Longwell cuestiona la confiabilidad de estos sistemas pues dice que el nivel de alcohol de una persona puede subir dependiendo de diversos factores, incluido cuánto comieron y qué tan recientemente tomaron sus tragos.

"La gente no va a poder tomarse un vaso de vino con la cena o una cerveza en el partido de béisbol si después tiene que manejar", dijo.

LaHood negó que la tecnología fuese a impedir que la gente se tome un traguito de vez en cuando.

Laura Dean Mooney, presidenta de la organización Madres contra los Conductores Ebrios (Mothers Against Drunk Driving), opinó que la tecnología podría "hacer que los autos sean una cura" para las personas que beben de más.

Nueva Zelanda incluye en el menú el batido de esperma de caballo

WELLINGTON, 20 febrero 2011 (AP).- Amantes de los deportes extremos, los neozelandeses no se arredran tampoco ante nada en lo que a gastronomía se refiere e inventan el batido de... esperma de caballo, según el menú de un festival culinario que se celebrará en marzo.

El visitante podrá degustar también escorpiones vivos, escarabajos al chocolate o gusanos fritos. "Después de esto, tendrá tanto vigor como un semental", aseguró el viernes en Fairfax Media, Lindsay Kerslake, criadora de caballos de carrera y autora de la pócima.

El esperma que propondrá el 12 de marzo tendrá gusto de batido con sabores a vainilla, chocolate o fresa, agregó. Entre trago y trago de su Brebaje, la criadora aconseja tomar una bebida energética. Mike Keenan, organizador del salón Wildfoods, espera que muchos visitantes prueben esta preparación insólita, incluido él mismo, según ha declarado.

Creado hace 22 años, este festival tiene la misión de abrir las papilas gustativas de los ciudadanos a experiencias gustativas rústicas e insólitas. La mayoría de los platos, como el jabalí salvaje, son muy apetitosos, pero cada año platos cada vez más originales le ponen un poco de pimienta al acontecimiento. En el pasado, los visitantes pudieron degustar testículos de carnero o pene de toro.