Google+ "Vaca se traga culebra" y otros titulares de 1811 ~ Wicked Magazine

domingo, 11 de diciembre de 2011

"Vaca se traga culebra" y otros titulares de 1811

LONDRES, 11 diciembre 2011 (BBC).- ¿Qué le preocupaba a la gente hace 200 años, en 1811? Manifestaciones, guerras, cortes de presupuesto... y una vaca que comía culebras.

Viejos periódicos pasan a archivos digitalesLos diarios de la era victoriana podrán ser vistos en internet, para también notar la evolución del periodismo y lo que nunca cambia

La colección de la Biblioteca Británica en línea será la colección digital más grande de periódicos e incluye títulos de todo el Reino Unido e Irlanda que datan de hasta hace tres siglos.

En su mayoría son titulares regionales locales. Un rastreo a través del archivo de hace 200 años revela un tesoro de historia.

Un informe del Manchester Mercury no quedaría fuera de lugar en un tabloide de hoy en día, aunque hace dos siglos no se había explorado completamente el potencial para titulares llamativos. El periódico informa sobre el curioso caso de una vaca en una aldea cerca a Hull que murió de una misteriosa enfermedad.

"El sirviente, al abrirla después, encontró una serpiente de una yarda con su cabeza cerca al corazón de la vaca; la mitad del reptil parecía en estado de mortificación", lee el reportaje.

Las preocupaciones nacionales están bien representadas. En 1811, el rey Jorge III había sido declarado mentalmente incapaz de gobernar y su hijo se convirtió en regente. Los periódicos llevaban noticias regulares concernientes a la salud del monarca: cuántas horas había dormido o si no había hecho "su caminata de ejercicio" eran temas comunes.

El país también estaba enredado en las guerras napoleónicas, y las noticias del frente de batalla se podían encontrar en los diarios, en forma de conmovedores extractos de cartas de oficiales del ejército y la marina.

En diciembre, ocurrieron los notorios asesinatos de Ratcliff Highway: dos brutales ataques cada 12 días que resultaron en numerosas muertes. Los crímenes conmocionaron a los residentes del East End de Londres, así como al resto del país, por el hecho de que se realizaron dentro de las casas de las víctimas.

Con el titular "¡¡¡Horrendos Asesinatos!!!", un periódico indica que la alarma se regó después de informarse que los perpetradores de los primeros asesinatos eran "extranjeros". Los crímenes pusieron el tema de la ley y el orden en un lugar muy prominente para mucha gente.

En momentos en que los acontecimientos del 2011 comienzan a verse con una perspectiva de recuento de fin de año, el archivo de la biblioteca revela que las preocupaciones de la nación a principios de la Regencia no eran, en muchos aspectos, tan diferentes de las de hoy en día. También revelan que algunas palabras comunes se deletreaban distinto en 1811.
Rebelión de las máquinas
Rawfords MillLa fábrica de Rawfords Mill fue atacada por ser la primera en introducir la mecanización, que fue vista como una amenaza al trabajo manual


El 2011 se ha caracterizado por las protestas a gran escala -huelgas del sector público, los movimientos "ocupemos" en Wall Street y en la catedral de San Pablo en Londres- y los disturbios sociales del verano.

En 1811, los obreros textiles comenzaron a organizarse en una fuerza de resistencia contra el avance hacia el capitalismo. Artesanos habilidosos que se conocían colectivamente como los Luditas vieron amenazado su sustento por una nueva clase de fabricante que manejaba la Revolución Industrial con la introducción de las máquinas.

Los primeros brotes de insatisfacción y la respuesta del gobierno quedaron grabados en el Liverpool Mercury del 27 de diciembre.

"Según las últimas cartas de Nottingham, Derby y Leicester, sabemos que en el vecindario de Loughborough, fueron destruídas tres construcciones, pero durante la mitad de la semana, los condados estaban tolerablemente tranquilos... El gobierno está adoptando medidas más efectivas para suprimir estas revueltas. La Gazeta del sábado en la noche contiene una proclamación dirigida a los Magistrados y a todos los funcionarios civiles en las ciudades... donde han ocurrido procesos revoltosos, dirigiendo la aprehensión de cualquier persona afectada, y ofreciendo £50 a ser pagadas sobre la condena de cada uno de los delincuentes".

En una nota sobre la recaudación de fondos para una iglesia en Radford, cerca a Nottingham, el Sussex Advertiser contiene una carta de la parroquia que presenta un "cuadro melancólico de la angustia de esa parroquia, que declara estar compuesta de fabricantes de medias y encajes; no sólo está gravemente agobiada con los pobres, sino que en los tiempos adversos una gran cantidad de trabajadores está totalmente sin empleo".

Las revueltas, según la carta de la gente de la iglesia, "en alguna medida se explican" por el hecho de que la pobreza has golpeado duramente a muchos y evitado que hagan "sus pobres contribuciones a la iglesia".
Padres ausentes

El primer ministro británico, David Cameron, dijo este año que los padres ausentes deberían ser "estigmatizados" por la sociedad. Agregó que "los papás fugitivos" deberían sentir "toda la fuerza de la vergüenza " por sus acciones. Esto no es nada nuevo.

En 1811, cuando Thomas Crompton abandonó a su esposa y su familia, no pensó que el Manchester Mercury estaría detrás de él. Con el titular "Esposos fugitivos de Bury, Lancashire", el periódico menciona a Thomas Crompton, George Booth, Robert Wardle o Leach y William Kay -todos sombrereros de oficio, menos uno- como fugitivos.

"Las personas nombradas han dejado a sus esposas y familias en Bury. Cualquier persona que capture a alguno de ellos, y los entregue a cualquiera de los calabozos de Su Majestad, recibirán una recompensa de dos guineas por cada uno a petición de la Iglesia o quienes cuidan a los pobres de Bury".

El asunto de los esposos fugitivos se hizo tan frecuente durante aquel siglo, que los periódicos de la década de 1870 comenzaron a informar de incidentes en que eran castigados con azotes.
El Gran Cometa
El Gran CometaEl Gran Cometa fue visto por primera vez en Francia. No hacía falta tener telecopio y estuvo 250 días surcando los cielos.


Asteroides, lluvias de meteoritos y otros cuerpos celestes han seguido cautivando a la gente a lo largo del 2011, pero no tanto como el Gran Cometa de 1811, que fue visible a simple vista durante más de 250 días. Astrónomos aficionados y profesionales debatían la naturaleza del cometa en las secciones de cartas de los diarios.

Uno de ellos era Andrew Ure, quien fundó el observatorio de Garnet Hill en Escocia, cuya reputación le seguía al de Greenwich en aquel entonces. Al escribir en el Caledonian Mercury en septiembre, "pide permiso" para publicar una serie de observaciones en "este objeto destacado de curiosidad" para compartir con otros astrónomos y el público. Su preocupación era que llegaran al público detalles erróneos de la órbita del cometa o de la "línea curva".

"Aquellos que se forman una idea de su ruta, del aviso misterioso copiado de los diarios franceses en la Revista Filosófica del mes pasado, y de ahí al Glasgow Herald... Las medidas incorrectas causarán una inexplicable confusión".

Al escribir en el Hull Packet en octubre, cuando el cometa se veía más brillante, un lector lo relaciona con un importante almanaque -un libro de predicciones populares que enumeraba eventos astrológicos- por no mencionar el cometa. "Pasar por alto un cometa con una cola de 33 millones de millas fue un grosero abuso de confianza", anota, acusando a los autores de ignorar a los pobladores rurales que confiaban en el almanaque y pasaban demasiado tiempo preocupados con los acontecimientos en Europa.

"Durante un viaje muy extenso que hice por varias partes del reino, descubrí un asunto que motivó una queja general, particularmente en granjas y cabañas, de que el cometa que apareció ante la vista de todos los hombres no se encuentra en el Almanaque. Aquellos reverendos prestidigitadores Francis Moore y John Partridge, ya fuera por ignorancia o negligencia en su trabajo, han guardado un profundo silencio con respecto a este interesante extraño, al mismo tiempo que parecen haberse asomado a cada Corte en Europa para maravillar con eventos o profecías. Suficiente para hacer tambalear la fe en astrólogos eminentes".

La Guerra de cerca
La guerra peninsularLa guerra peninsular fue crucial para el desarrollo de las Fuerzas Armadas Británicas


En 1811, la guerra peninsular entre Francia y España, el Reino Unido y Portugal por el control de la Península Ibérica ya llevaba casi cuatro años. La Batalla de Albuera, en España, que se peleó en mayo, fue una de las más sangrientas de la guerra. Hubo muchas víctimas, tanto del lado británico como del francés.

El Lancaster Gazette capturó el heroísmo de un oficial, Ensign Thompson, a quien se cree que exhortaron a entregar los colores que defendía. Se negó y lo mataron. En junio, el rincón de poesía del periódico publicó En Memory de Ensign Thompson, muerto en la Batalla de Albuera.

Solamente con mi vida
¡Thompson! aunque ciertas formas de tu polvo sagrado
Negó la urna histórica, y el busto esculpido:
Por tal causa, un contenido con palabras por levantar;
Con palabras vacías, un monumento de alabanza
¡Con todo! como la tierra que cubre a los muertos,
Porque se mantengan siempre verdes sus obras,
¡Con todo! En tu sepulcro el guerrero leerá,
Y venerará el lugar donde Thompson sangró.

Extractos de cartas de oficiales impresas en periódicos brindaban a los lectores vívidos detalles de la guerra. Un "extracto de una carta de un Alto Oficial" de Peniche (Portugal), el 22 de marzo de 1811, publicada en el Manchester Mercury el 23 de abril pinta un cuadro del horror de la guerra tal como la experimentaron los civiles.

Al describir cómo "miles han muerto de hambre", escribe:

"Un ejemplo que hablará más que una página... De una choza se retiraron los cadáveres de padre, madre, hijo e hija. Un infante había sobrevivido esta escena de horror, aunque con gusanos de tres o cuatro pulgadas arrastrándose en su carne; el bebé se salvará. Los infantes que han perdido a sus padres y los desdichados padres que han perdido a sus hijos -esposas a sus maridos, y maridos a sus esposas, ahora están muriendo si no los salva la reciente providencia del gobierno- llenaban el hospital pero fueron recuperados. ¿Cómo van a llegar a sus casas y subsistir hasta que las tierras vuelvan a producir?".

Curiosidades de todo el mundo
Museo de BullockWilliam Bullock fue un coleccionista de curiosidades originario de Liverpool, que estableció el museo de Londres


Hoy el público tiene mucho donde elegir, con entrada gratuita a los museos de la nación.

Pero para el Londres de la Regencia, sólo había un espectáculo en la ciudad: el Museo del Sr. Bullock en Piccadilly.

El museo contenía exhibiciones de curiosidades de Africa y las Américas, anfibios, peces, insectos, conchas, minerales y objetos botánicos, incluídos algunos que trajo el Capitán Cook.

En febrero, el Morning Chronicle se entusiasmó al notar que la colección más fina de Pájaros del Paraíso en Europa había sido adquirida por el museo.

"...valiosa y aumentando a diario en el Museo en Piccadilly, causando que esté constantemente lleno de respetables visitantes; ciertamente nunca recordamos haber sido testigos de una Exhibición que haya tenido una acogida tan general y merecida y patrocinios como este".

El poder de la Marina

El estado de la Marina de la nación ha sido fuertemente debatido en el 2011, con recortes al presupuesto de defensa que llevaron al desmantelamiento de buques y la pérdida de empleos.

El ex jefe de la Armada Real, almirante Lord West, describió al Reino Unido como convirtiéndose en una "nación diferente por defecto" como resultado de los cortes.
Hermes vs. La MoucheEl buque de guerra británico Hermes embiste a la embarcación francesa del corsario La Mouche frente a Beachy Head


En 1811, la Armada Real había disfrutado de una supremacía a nivel mundial sobre los franceses. En diciembre de ese año, el Morning Post llevó una nota de confianza con la publicación de un "correo de Heligoland", hablando de las perspectivas de "los bravos Tars" con más oportunidades de pelear con los franceses en alta mar.

"Un correo desde Heligoland (frente a la costa alemana) llegó ayer. Se nos informa que Bonaparte está haciendo esfuerzos extraordinarios para armar a su marina... nuestros bravos Tars se regocijarán ante la perspectiva que así se les daba, de tener otra flota francesa para combatir y conquistar; y por nuestra parte, sólo esperamos que Bonaparte acelerará la navegación de sus buques; tan pronto como naveguen, se espera que lleguen a un puerto británico, su inevitable destino, si se aventuran".

Pero, incluso en aquella época, los recortes presupuestarios nunca estaban lejos de la mente. Ese mismo año, Gran Bretaña había invadido Java, en poder de los holandeses, conquistando la capital colonial de Batavia.

"(Esto) nos dará los recursos inmediatos para reducir una considerable fuerza naval, mantenida a un gran costo, cuyo desgaste, sin mencionar la mortalidad, es siempre muy considerable en los mares", proseguía el escritor.