Google+ Lanza decenas de serpientes en oficinas del Gobierno indio ~ Wicked Magazine

jueves, 1 de diciembre de 2011

Lanza decenas de serpientes en oficinas del Gobierno indio

NUEVA DELHI, 1 diciembre 2011 (EFE).- Un encantador de serpientes vació una bolsa repleta de decenas de esos reptiles en unas oficinas del Gobierno indio en protesta por la falta de respuesta oficial a su deseo de montar un serpentario, informan hoy medios locales.


El momento en que Hakkul lanza las serpientes (AP)
El suceso ocurrió ayer en la ciudad norteña india de Haraiya, situada en el estado de Uttar Pradesh y tuvo como protagonista a Hakkul, un encantador de serpientes que había solicitado con insistencia una pequeña parcela para poner en marcha su proyecto.

"Han pasado dos años desde que obtuve el permiso del oficial del distrito, pero la administración local remolonea porque rechacé pagar sobornos; tras haber sido tan paciente, no tuve más opción que dejar todas mis serpientes en la oficina", dijo Hakkul a los medios. Imágenes emitidas por los canales de televisión locales mostraron al menos a varias cobras en mitad de una sala administrativa, mientras el que parecía ser un empleado trataba de reducirlas sin mucho éxito arrojando un saco sobre ellas.

"Como no hay ninguna ley para conceder tierras en caso de un negocio de este tipo, no podíamos darle una respuesta", dijo a la agencia india de noticias IANS el jefe de las oficinas locales de recaudación de impuestos, Subhash Mani Tripathi.

Cobra (Agencias)
"Y en lugar de pedir una respuesta por escrito, que le habríamos dado, lo que hizo Hakkul fue soltar un puñado de serpientes por toda la oficina. Los empleados y ciudadanos tuvieron que salir corriendo para salvar sus vidas", agregó.

Hasta el momento han sido capturadas tres docenas de serpientes, según la policía, que ha reconocido que se ha puesto en contacto con varios encantadores de serpientes para que participen en las tareas de búsqueda de los reptiles.

Las leyes de Uttar Pradesh contienen disposiciones que permiten conceder tierra del Gobierno libre de coste a los pobres para que puedan ganarse la vida.