Google+ El artista de Neza que cautivó a la Reina Isabel de Inglaterra ~ Wicked Magazine

sábado, 17 de diciembre de 2011

El artista de Neza que cautivó a la Reina Isabel de Inglaterra

CIUDAD DE MÉXICO, 17 enero 2011 (El Universal).- En 1981 la reina Isabel de Inglaterra quedó maravillada con 17 piezas talladas en hueso hechas por un artesano de Nezahualcóyotl, desconocido entonces y poco conocido en la actualidad, su nombre era Roberto Ruiz.

Ese mismo año la reina posó para que el maestro Ruiz con el propósito de que éste le hiciera un camafeo con su imagen, la cual sería tallada en marfil, al terminar su majestad se maravilló aún más con el trabajo y decidió que ésta pieza sería embovedada por siempre junto con las joyas de la corona.

Pero Roberto Ruiz no sólo logró eso, sino que obtuvo que las 17 piezas talladas en hueso que llevó a Inglaterra para exponerse en el Museo Británico fueran colocadas, por órdenes de la reina, en una exposición permanente dentro del Palacio de Buckingham, en un salón que durante 28 años expuso su obra y se llamó como él.

Sus hijos Abraham y José Manuel Ruiz son los que cuentan esta historia, recientemente recibieron la noticia de que la exposición de su padre había sido retirada en 2008, casualmente el mismo año en que el maestro Roberto murió en su casa de Nezahualcóyotl.

Algunas de las últimas piezas creadas por el maestro Roberto Ruiz

Sin embargo no todo era malo, Cloe, mujer que forma parte del comitiva del Palacio de Buckinham, les dio también la buena nueva de que las figuras en hueso talladas por su padre con figuras de arcángeles, catrinas y árboles que representaban a México fueron resguardadas dentro de la bóveda de las joyas junto con el camafeo.

Roberto Ruiz es considerado uno de los más grandes talladores de hueso que haya existido en este país, su talento le valió mucho el reconocimiento de los especialistas e intelectuales, entre ellos Carlos Monsiváis, pero muy poco del resto de los mexicanos, así que el olvido de su obra parece ser el destino.

Al interior de su casa, ubicada en la colonia Las Palmas del municipio de Nezahualcóyotl, yace una fotografía del maestro en blanco y negro. En las paredes se acumulan los montones de diplomas, reconocimientos, entre ellos el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 1988, entre algunas fotografías que muestran lo que fue y lo que se ha ido olvidando por todos los mexicanos.

José Manuel y Abraham, dos de ocho hermanos y los únicos que siguieron el oficio, cuentan la historia de su padre a detalle, describen su vida como si se tratara de las de ellos: que nació en Miahuatlán de Porfirio Díaz , Oaxaca, que tenía sólo el apellido Ruiz, que su madre era pobre y vendía tortillas, que llegó a los 14 años al Distrito Federal para después llegar a vivir a Nezahualcóyotl en 1961 un día antes de que cayera una fuerte nevada en la ciudad, la última que se tenga memoria en el Valle de México.

En la foto el maestro Roberto Ruiz

Además que empezó haciendo figuras de madera a los seis años, posteriormente en el DF fue un empresario del plástico quien le pidió modelar madera para la creación de moldes de juguetes y otras figuras, después, casi por un accidente, empezó a tallar los huesos que sobraron de un mole de olla preparado por su esposa, cosa que haría los 53 años siguientes de su vida.

Abraham cuenta numerosas anécdotas de su padre, una es la que más dolor le causa “una vez le llevé a Carlos Monsiváis las piezas que hacía mi papá para que él se las comprara, él las vio, las calificó de emocionantes, excelentes, firmó un cheque, él siempre pagaba de más y al final me dijo que le dijera a mi padre que le quedaba debiendo”.




Demonios y nacimientos que surgen de los huesos

NEZAHUALCÓYOTL, 16 diciembre 2011 (El Universal).- Abraham y Juan Manuel Ruiz han inhalado polvo de huesos desde que eran niños, desde que escuchaban el ruido del pequeño motor, accionado por su padre Roberto Ruiz, que iba dando a los huesos forma igual de demonios, igual de vírgenes o catrinas.

Las clases involuntarias se adhirieron a ellos tanto que 20 años después que estos dos jóvenes son considerados los mejores talladores de hueso de México. Su última gran proeza para estos habitantes de Nezahualcóyotl es haber ganado los primeros lugares en el concurso de nacimientos del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (Fonart).

Abraham dice casi con orgullo lo que otros dirían con cierto recato: “soy miope, igual que mi hermano e igual que lo era mi padre”. Ser miope les ha impedido a estas personas ver con dificultad, por ejemplo el letrero de una tienda de abarrotes, pero les ha permitido enfocar con facilidad objetos pequeños.

El nacimiento con el que Abraham ganó el tercer lugar del concurso de nacimientos del Fonart es de 16 piezas que miden únicamente 7 milímetros y el Niño Dios 1 milímetro y medio.

Se le pregunta si éstas han sido las piezas más pequeñas que ha realizado, responde que no y no tarda en sacar un cráneo humano, tallado en hueso, del tamaño de un grano de sal.

Roberto Ruiz, el padre de estos dos jóvenes, fue ganador en 1988 del Premio Nacional de Ciencias y Artes, él empezó a tallar este material con los huesos que salieron de un mole de olla preparado por su esposa. Aquí vale la pena precisar que ya llevaba algunos años moldeando piezas de madera.

No sólo eso sino que 18 de sus piezas yacen actualmente en la bóveda del Palacio de Buckingham junto con otras Joyas de la Corona Británica, esto por órdenes de la reina Isabel a quien el maestro Roberto Ruiz le hizo un camafeo.

El nacimiento galardonado por el Fonart con el primer lugar

Juan Manuel Ruiz fue el que ganó el primer lugar en el concurso de nacimientos de este año, se le pregunta por qué los jueces le otorgaron a él el premio, duda un poco para decir que quizá fueron los detalles, por ejemplo el del diablo, el cual según versión de él mismo luce muy siniestro, sumamente detallado.

Se dice admirador de la obra de Miguel Ángel, le gusta de él, dice, el movimiento en la ropa, en los gestos que imprimía en cada uno de sus creaciones. “Trato de imitarlo a él”, comenta.

Juan Manuel casi siempre usa lentes para trabajar, a su hermano Abraham se le introdujo una astilla de hueso en el ojo derecho.

Para elaborar los nacimientos que galardonó el Fonart así como otras piezas los hermanos Ruiz explican que todo es un largo proceso, “somos ya muy conocidos por los carniceros de Nezahualcóyotl”, señalan.

Los huesos de res que obtienen los ponen a hervir con detergente, esto hace que la grasa que éstos conservan en su interior se desprenda, de no hacer esto el material podría desprender olores más desagradables.

La obra de la Familia Ruiz fue coleccionada por Carlos Monsiváis, quien motivó a Roberto Ruiz, fallecido hace tres años, a acudir a Inglaterra en 1981 para exponer sus obras.