Google+ ~ Wicked Magazine

miércoles, 23 de noviembre de 2011



WASHINGTON, 23 noviembre 2011 (Notimex).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dio hoy cumplimiento a una tradición iniciada en 1947 y perdonó a dos pavos con motivo de las celebraciones por el Día de Acción de Gracias.

Con ello Obama modificó uno de los actos para los que (bromeó) no requiere de la aprobación del Congreso, al perdonar a dos pavos y no a uno como la tradición lo marca.

"Algunos de ustedes saben que recientemente he estado tomando una serie de actos ejecutivos que no requieren aprobación del Congreso y éste es uno de ellos", dijo ante invitados y periodistas.

Desde que el presidente Harry Truman la inició, la tradición era perdonar un pavo y esta será la primera ocasión en que dos aves serán enviadas a una granja en Monte Vernon donde pasarán el resto de sus días.


Regalo para estudiantes

Las dos aves presentadas por la Asociación de Criadores de Pavos de Minnesota y nombradas 'Peace' ('Paz') y 'Liberty' ('Libertad'), fueron enviadas al cuidado de estudiantes de una escuela primaria de la comunidad de Willmar tras su selección entre 30 candidatos.

Acompañado de sus hijas Malia y Sasha, el mandatario hizo un llamado a los estadunidenses a reflexionar más allá del sentido comercial que domina ahora esta festividad.

Cuando nos sentemos en nuestras mesas mañana para compartir los frutos de nuestras bendiciones, recordemos lo que (la fecha) significa', dijo Obama desde el pórtico principal de la Casa Blanca.

"Demos gracias por lo que tenemos, pero pensemos en los que tienen menos. Apreciemos a quienes guardan un lugar especial en nuestras vidas y asegurémonos que lo sepan", señaló.


Donan pavos a necesitados

Más tarde, Obama, la Primera Dama y sus hijas se trasladaron a un banco de alimentos de la capital para donar dos pavos que se sumarán a otros con los que mañana jueves indigentes y personas de bajos recursos celebrarán el Día de Acción de Gracias.

Considerada la mayor tradición en Estados Unidos, el Día de Acción de Gracias evoca la primera celebración en 1621 en la colonia Plymouth, hoy Massachusetts, donde los colonizadores compartieron los alimentos con los indios Wampanoag para festejar la cosecha de otoño.

El platillo principal de esta celebración, el pavo, es producido en Minnesota, Carolina del Norte, Arkansas, Missouri, Virginia e Indiana, donde se crían dos terceras partes de la producción total en el país, más del 80 por ciento de la cual se consume en esta festividad.