Google+ Sarkozy a Obama: "Netanyahu es un mentiroso y no lo soporto" ~ Wicked Magazine

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Sarkozy a Obama: "Netanyahu es un mentiroso y no lo soporto"

PARÍS, 9 noviembre 2011 (AFP, AP y DPA).- El presidente francés Nicolas Sarkozy, que públicamente se ha esforzado por mejorar las relaciones de su país con Israel, dijo que "no soporta" al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y lo calificó de "mentiroso" en una conversación con el presidente estadounidense Barack Obama, mientras se desarrollaba la Cumbre del Grupo de los 20 (G20), la semana última en Cannes.

Obama y Sarkozy durante el G20 (Agencias)
"No lo soporto ni puedo ver, es un mentiroso", le dijo Sarkozy a Obama, según el sitio francés especializado en medios de comunicación, Arrêt sur Images.

"Estas harto de él, pero yo por mi parte debo tratar con él todos los días", le contestó Obama, según el artículo del sitio, que no revela si existe una grabación del diálogo que trascendió debido a problemas técnicos en el sistema de traducción simultánea.

El diálogo entre Sarkozy y Obama, que tuvo lugar a puertas cerradas, debió permanecer en reserva pero llegó a oídos de varios periodistas de manera fortuita, según el referido sitio internet.

Con anticipación, los organizadores de la conferencia de prensa Obama-Sarkozy entregaron a los periodistas los aparatos para escuchar la traducción de sus intervenciones y algunos periodistas conectaron sus propios audífonos, captando así unos minutos de una conversación privada.

El corresponsal de la radio pública israelí en Francia, Gideon Kutz, que cubrió la Cumbre del G20 en Cannes, dijo que sus colegas que escucharon el diálogo entre Sarkozy y Obama, acordaron no divulgarlas por "corrección y para no incomodar al servicio de prensa" del Elíseo. Pero el curioso diálogo poco diplomático no pudo ser callado y finalmente se dio a conocer.

Varios periodistas de habla francesa, escucharon estas declaraciones, pero no informaron sobre ellas de inmediato porque el despacho presidencial de Sarkozy había solicitado no encender los audífonos hasta el comienzo de la conferencia de prensa y los comentarios eran considerados privados de acuerdo con la tradición periodística francesa.

Según la fuente, en el mismo diálogo, Obama le recriminó a Sarkozy, aunque sin citar declaraciones precisas, que no lo haya prevenido que Francia iba a apoyar el reconocimiento de Palestina como Estado en la Unesco, posición con la cual Estados Unidos no estaba de acuerdo.

Interrogado al respecto, el portavoz del ministerio francés de Relaciones Exteriores, Bernard Valero, prefirió "no intervenir" y sugirió a la prensa que "pregunten en el Elíseo si les confirma o desmiente" esas declaraciones. "Todo esto nos hacer perder de vista lo esencial", consideró el portavoz de la Cancillería francesa pues "lo que queremos es seguir trabajando para que las cosas avancen porque no avanzan" en Medio Oriente, sostuvo.

Relaciones frustradas

Desde que asumió la presidencia en el 2007, Sarkozy ha afianzado los vínculos de Francia con Israel a la vez que aprovechó la tradicional buena relación de Francia con sus aliados árabes para promover conversaciones de paz.

Su comentario refleja su creciente frustración con Netanyahu. Sarkozy ha demostrado poca paciencia con los israelíes intransigentes y hace dos años instó a Netanyahu a despedir a su canciller Avigdor Lieberman. En una reunión privada, Sarkozy le dijo a Netanyahu que "debes deshacerte de ese hombre", según dos funcionarios.

En septiembre, el presidente francés intentó impedir el pedido palestino de afiliación a la ONU con un esfuerzo de último minuto para revivir las conversaciones de paz.

Sin embargo, Francia sorprendió a Washington y otros observadores al votar la semana pasada a favor de la afiliación de Palestina en la Unesco, la agencia de la ONU para la cultura y la educación.

El gobierno francés no lo ha dicho oficialmente, pero parece considerar a Netanyahu como parcialmente responsable por el estancamiento de las conversaciones de paz. Francia le ha instado reiteradamente a dejar de construir viviendas para judíos en Cisjordania y a participar en negociaciones, sin resultados.