Google+ Mató a su hijo metiéndolo en la lavadora ~ Wicked Magazine

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Mató a su hijo metiéndolo en la lavadora

PARÍS, 30 noviembre 2011 (Infobae).- Los padres pidieron ayuda a un vecino porque el niño "se había caído" y tenía múltiples cortes y moretones. Fue la hermana de cinco años de Bastien quien contó a la policía qué había ocurrido en realidad. El macabro episodio sucedió en Germigny-l'Evêque, en la central región francesa Seine-et-Marne.

De acuerdo con el diario Le Parisine, Bastien había hecho una travesura infantil en clase: había dañado los dibujos de un compañero. El padre, Christophe Champenois, de 33 años, decidió castigarlo.

Introdujo al niño, de sólo 3 años, desnudo dentro de una lavadora en funcionamiento. Allí lo habría mantenido por dos horas. Cuando la madre, Charlène, entró y vio lo sucedido, rescató al pequeño y notó que no respondía. Cargó el cuerpo de Bastien y pidió auxilio a sus vecinos.

"Lo tomé con mis brazos y lo sentí como una muñeca desarticulada. Escuché los últimos latidos de su corazón. Charlène no hablaba, estaba toda roja y petrificada. No comprendía que su hijo estaba muerto", sostuvo Alice, que vive en la casa de al lado de los Champenois.

La explicación que dio la madre para justificar el estado de Bastien fue que "se había caído" por las escaleras. El esposo de Alice, Fidélio, preguntó a la hija mayor del matrimonio, Maud, de 5 años, qué había sucedido. Ella le confesó que su padre había puesto a su hermano dentro de la lavadora y le reveló que no era la primera vez que sucedía y que, incluso, a veces su padre lo encerraba por horas dentro de un armario.

El mismo Fidélio aseguró que, en una ocasión, cuando Bastien tenía un año, lo vio colgando de la ventana y empezó a gritar para que el padre, que lo sostenía desde el alféizar, lo dejara a salvo.

La familia habría sido investigada por los servicios sociales por otros casos de descuido y violencia contra sus hijos, pero en el último tiempo no se habían registrado episodios alarmantes. Ahora, los dos padres están en observación, detenidos por la policía.

Según la abuela de Bastien, el niño nunca había sido deseado por Christophe, que estaba desempleado. "Hasta poco antes de su alumbramiento, mi hija negaba estar embarazada. El día en que nació el bebé, llamé a Christophe para avisarle y él estaba bebiendo con sus amigos. Me dijo que no quería ver a ese niño. Mi hija tiene siete hermanos, ella solía ser gentil", lamentó y afirmó que Charlène era una mujer golpeada por su esposo.