Google+ El propietario del Corot extraviado, condenado a 6 años de cárcel por fraude ~ Wicked Magazine

miércoles, 23 de noviembre de 2011

El propietario del Corot extraviado, condenado a 6 años de cárcel por fraude

Retrato de una niña de Corot
NUEA YORK, 23 noviembre 2011 (EFE).- El propietario de un valioso cuadro de Jean-Baptiste Camille Corot, que fue encontrado el año pasado detrás de unos arbustos en Nueva York tras varios meses desaparecido, ha sido condenado a seis años de cárcel por un delito de fraude relacionada con esa obra.

"Thomas Doyle era la quinta esencia del timador y ahora pagará por su crimen", dijo el fiscal federal Preet Bharara, quien detalló tras conocerse este lunes la sentencia que la pintura está en posesión de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), así como un coche modelo Ferrari que Doyle compró gracias a los beneficios ilegales que obtuvo gracias a ella.

Doyle se declaró culpable en julio pasado de haberle pedido a su amiga y excompañera de trabajo Kristyn Trudgeon 880.000 dólares para comprar entre los dos "Retrato de una niña", del francés Jean-Baptiste Camille Corot (1796-1875), para cuya adquisición él aseguró que aportaría 220.000 dólares.

Sin embargo, éste ya había comprado esa obra por 775.000 dólares, lo que ocultó a Trudgeon, a quien hizo creer que había encontrado un comprador dispuesto a pagar 1,7 millones de dólares por ella, por lo que entre los dos se repartirían los beneficios de la venta.

Thomas Doyle (Agencias)
La trama de Doyle se destapó cuando el marchante al que encargó la venta del cuadro -para sacar incluso más beneficios de la obra- perdió la pieza en una noche de borrachera, después de haber estado negociando con un posible comprador en un lujoso hotel del Upper East Side de Nueva York.

Tras la desaparición comenzó una intensa búsqueda por parte de la copropietaria de la obra, que incluso demandó al marchante, pero se vio obligada a retirar esa querella cuando salió a la luz que su amigo Doyle tenía un largo historial criminal relacionado con el robo y la venta fraudulenta de obras de arte.

En concreto, Doyle se había declarado culpable en 2007 de robar a un coleccionista una escultura de bronce de una bailarina de Edgar Degas (1834-1917) que estaba valorada en 600.000 dólares, mientras que en 2000 había sido condenado a dos años de cárcel y a pagar 118.000 dólares por robar joyas a una mujer del estado de Tennessee, aunque finalmente se libró de la pena.

El tortuoso viaje de "Retrato de una niña" acabó gracias al portero de un edificio cercano al hotel donde el marchante perdió la obra, Franklin Puentes, quien encontró entre unos arbustos el valioso cuadro y lo entregó a la Policía.