Google+ Despedida por enseñar español de España ~ Wicked Magazine

lunes, 14 de noviembre de 2011

Despedida por enseñar español de España

MADRID, 14 noviembre 2011 (El Mundo).- El español que habla la profesora Sarah Williams era una excepción en la Universidad de Pittsburgh, como en la mayoría de grandes centros de enseñanza de EEUU. Su acento es castellano –no latinoamericano- después de ocho años de trabajo en España, que, según Williams, le han costado ahora la carrera.

Sarah Williams (Agencias)
La profesora acaba de presentar una denuncia contra la Universidad de Pittsburgh por discriminación por su acento y su preparación después de que no se le renovara el contrato.

Williams perdió su puesto tras el nombramiento de la nueva jefa del departamento, una boliviana, que, según la denunciante, llama "opresores" a los ibéricos y sólo quiere profesores latinoamericanos en su sección. "Sarah llevaba 11 años trabajando en la Universidad, era muy apreciada, pero la situación cambió con la nueva jefa", explica el abogado de Williams a ELMUNDO.es. "No se puede utilizar la política académica para ajustar cuentas sobre la explotación que ocurrió hace siglos", se queja el letrado, James Lieber.

Williams, estadounidense, estudió en la Universidad del Sur de California en los 80 y se especializó en historia y literatura latinoamericanas. En los 90, se mudó a España y enseñó inglés en la Universidad Europea de Madrid. En ocho años, también trabajó como traductora para la consultora que hoy es Pricewaterhouse Coopers.

A su vuelta a EEUU, empezó a enseñar en el departamento de literatura y lenguas hispánicas de la Universidad de Pittsburgh, donde en 2007recibió un premio por sus habilidades académicas. Todo sin aparentes sobresaltos hasta el ascenso de Elizabeth Monasterios como jefa del departamento. En octubre de 2010, la Universidad no renovó el contrato de Williams.

"Otros profesores en el departamento que eran de origen latinoamericano hicieron que Williams se sintiera incómoda por hablar español con un acento peninsular (es decir europeo) en lugar de latinoamericano", dice la querella presentada. La denunciante asegura que ellos "se referían a los individuos no latinoamericanos en términos peyorativos, igual que la profesora Monasterios, que describía España como la tierra de 'los opresores'".

Monasterios no ha respondido a las llamadas de este diario, pero un portavoz de la Universidad asegura que el centro no puede comentar sobre un caso legal en curso.

El abogado explica que es el primer caso de discriminación que ha llevado de este tipo, pero insiste en que las consecuencias son las mismas de cualquier otro tipo de decisión laboral injustificada por ser "un poco diferente". "Como resultado, ella ha perdido su carrera", dice Lieber.

La denuncia ya está formalmente presentada ante un tribunal federal del Oeste de Pensilvania y se espera que la corte escuche a las partes a principios del año próximo.


España pide explicaciones por discriminar el acento castellano de una profesora

MADRID, 16 noviembre 2011 (El Mundo).- El Consulado de España en Nueva York ha pedido explicaciones a la Universidad de Pittsburgh sobre un supuesto caso de discriminación contra una profesora de español por su acento castellano y su formación en Madrid.

Sarah Williams presentó a principios de noviembre una denuncia laboral contra la Universidad en Pensilvania donde ha trabajado durante más de una década por no renovarle el contrato. Según ella, el único motivo es su especialidad española (de España), que la diferencia de sus colegas latinoamericanos, privilegiados por la nueva jefa de su departamento, una boliviana, que, según el texto de la denuncia, llama a España "tierra de opresores".

El Consulado ha enviado una misiva al decano de Humanidades pidiendo "una investigación seria por lo que puede ser un caso incluso de "apología del odio" por sus connotaciones raciales, según explica el cónsul de asuntos culturales y dramaturgo, Iñigo Ramírez de Haro, contactado por el ELMUNDO.es. El representante español reconoce que "si se confirma la denuncia" éste será uno de los pocos casos explícitamente ilegales, pero "la tendencia de ir suprimiendo a los españoles de los departamentos de español de las universidades no hace más que intensificarse" en EEUU, donde, además, el interés por cualquier país o lengua que venga de Europa no hace más que mermar. Los estudios se multiplican hacia Latinoamérica, China o India.

Según Williams, la nueva jefa del departamento, Elizabeth Monasterios, sólo quiere profesores latinoamericanos en su sección. "Sarah llevaba 11 años trabajando en la Universidad, era muy apreciada, pero la situación cambió con la nueva jefa", explica el abogado de Williams a ELMUNDO.es. "No se pueden utilizar la política académica para ajustar cuentas sobre la explotación que ocurrió hace siglos", se queja el letrado, James Lieber.

Williams, estadounidense, estudió en la Universidad del Sur de California en los 80 y se especializó en historia y literatura latinoamericanas. En los 90, se mudó a España y enseñó inglés en la Universidad Europea de Madrid. En ocho años, también trabajó como traductora para la consultora que hoy es Pricewaterhouse Coopers. A su vuelta a EEUU, empezó a enseñar en el departamento de literatura y lenguas hispánicas de la Universidad de Pittsburgh, donde en 2007 recibió un premio por sus habilidades académicas. Todo sin aparentes sobresaltos hasta el ascenso de Monasterios. En octubre de 2010, la Universidad no renovó el contrato de Williams.

"Otros profesores en el departamento que eran de origen latinoamericano hicieron que Williams se sintiera incómoda por hablar español con un acento peninsular (es decir europeo) en lugar de latinoamericano", dice la querella presentada. La denunciante asegura que Monasterios y sus colegas "se referían a los individuos no latinoamericanos en términos peyorativos".

Monasterios no ha respondido a las llamadas y mensajes de este diario, pero un portavoz de la Universidad asegura que el centro no puede comentar sobre un caso legal en curso. El tribunal del Oeste de Pensilvania encargado del caso escuchará a las partes a principios de 2012.