Google+ Besos entre dirigentes que buscan erradicar el odio, nueva campaña de United Colors of Benetton ~ Wicked Magazine

jueves, 17 de noviembre de 2011

Besos entre dirigentes que buscan erradicar el odio, nueva campaña de United Colors of Benetton

MILÁN, 17 noviembre 2011 (AP).- La campaña de la marca de ropa United Colors of Benetton ya está en las calles romanas de la ciudad de Milán, cerca de la plaza de San Pedro en el Vaticano y en otros puntos importantes del país. “Unhate”, como se le nombró a esta campaña- busca erradicar las prácticas de odio a través de los besos; pero dejamos a tu juicio determinar si la creatividad es la idónea para propagar esta idea.

A pocas horas de lanzarse esta campaña que plantea que un beso puede hacer que las personas dejen de odiarse, ha generado mucha controversia ya que los impresos muestran fotomontajes de dirigentes políticos y líderes religiosos besándose. Encontramos por ejemplo al presidente de Estados Unidos Barack Obama y a Hugo Chávez- presidente de Venezuela en un acto el que normalmente usan las personas para demostrar su cariño; la canciller alemana, Angela Merkel y Nicolas Sarkozy también son participantes sin conocimiento de este proyecto social.

Benajmín Netanyahu- ministro israelí y el presidente de la autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas; los dirigentes de Corea del Norte y Corea del Sur, Kim Jong-il y Lee Myung-bak; nuevamente encontramos a Obama en otra imagen con Hu Jintao, presidente de China; pares que en las imágenes se encuentran juntando su boca. Y quizá la más controversial por tratarse de un icono de la religión católica es la de el Papa Benedicto XVI y el Imán egipcio Ahmed el-Tayyeb, quienes también se muestran muy amorosos.

Esta campaña es la primera que se realiza bajo el nombre de La Fundación United Colors of Benetton, y la marca anunció que se lanzará de manera oficial el día de hoy en una tienda de París. Al explicar la campaña, la compañía señala en un principio que se constituirá de una serie de iniciativas, eventos e inserciones en periódicos, revistas y sitios de Internet alrededor del mundo en los que se incluyen imágenes que representan la reconciliación “con un toque de esperanza irónica y provocación constructiva para generar reflexión en los políticos acerca de que el mejor camino, a pesar de que puedan diferir y sean opuestos, prevalezca el dialogo y la mediación” se establece en el blog oficial de la marca.


El Vaticano actuará contra Benetton por una foto del papa besando a un imán

CIUDAD DEL VATICANO, 17 noviembre 2011 (EFE).- El Vaticano ha encargado a sus abogados que tomen las medidas necesarias para impedir la circulación en el mundo de un "fotomontaje" de la empresa textil Benetton en el que el papa, Benedicto XVI, besa en la boca al imán de la mezquita Al Azhar de El Cairo, Ahmed Mohamed al Tayeb.

La decisión, precisó hoy el Vaticano, la ha tomado la Secretaria de Estado (el Gobierno de la Santa Sede) un día después de que la casa de moda italiana divulgara esa foto dentro de una campaña publicitaria.
"La Secretaría de Estado ha encargado a sus abogados que pongan en marcha en Italia y en otros países las acciones legales necesarias para impedir la circulación, incluidos también los medios de comunicación, del fotomontaje realizado en el ámbito de una campaña publicitaria por Benetton, en la cual aparece la imagen del Santo Padre de una forma, típicamente comercial, considerada lesiva no sólo para la dignidad del papa y de la Iglesia Católica, sino también para la sensibilidad de los creyentes", informó el Vaticano.
Ayer, pocas horas después de que se colocasen fotos de esa campaña en un puente de Roma, el portavoz vaticano, Federico Lombardi, anunció que estudiaban emprender medidas ante las "autoridades competentes" contra la campaña de Benetton.
Lombardi denunció el "uso impropio" de la imagen del papa y señaló que además de una grave falta de respeto hacia el pontífice, el fotomontaje demostraba que en aras de la publicidad "se pueden violar las reglas elementales del respeto a las personas para atraer la atención mediante la provocación".
A últimas horas de ayer, Benetton anunció que retiraría de modo "inmediato" el fotomontaje con la imagen de Benedicto XVI besando en la boca a Ahmed Mohamed al Tayeb.
Benetton lamentó que el uso de la imagen del pontífice haya herido la sensibilidad de la Santa Sede y de los fieles católicos y justificó el fotomontaje asegurando que el sentido de la campaña es "exclusivamente combatir la cultura del odio en cualquier forma".
La nueva campaña publicitaria de Benetton se titula "Unhate" ("contra el odio").
Benedicto XVI no es el único que aparece en los fotomontajes, donde también se puede verse, entre otros, al presidente de EEUU, Barack Obama, besarse con el venezolano Hugo Chávez, y al jefe de Estado francés, Nicolás Sarkozy, hacer lo propio con la canciller alemana, Angela Merkel.


La Casa Blanca desaprueba la campaña en la que Obama besa a otros líderes mundiales

WASHINGTON, 1 noviembre 2011 (Reuters).- La última campaña publicitaria de Benetton, en la que Barack Obama aparece en un fotomontaje besándose con otros líderes políticos mundiales, ya ha encontrado respuesta de la Casa Blanca, una reacción, como era de esperar, crítica.

"La Casa Blanca mantiene desde hace mucho tiempo una política de desaprobación del uso del nombre del presidente y similares con propósitos comerciales", ha explicado Eric Schultz, portavoz del gobierno norteamericano.

La campaña de Benetton, denominada 'Unhate' ('Desodiar'), también ha irritado al Vaticano, hasta tal punto que la marca textil ha suprimido una imagen que representaba al Papa Benedicto XVI besando al imán de la Mezquita Al-Azhat de El Cairo, Ahmed Mohamed el-Tayeb.

De hecho, la Secretaría de Estado del Vaticano ha encargado iniciar en Italia y en el exterior las "oportunas acciones legales" para impedir la circulación, también a través de los medios, del fotomontaje.

En la campaña se incluyen otras imágenes en las que aparecen besándose el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, con el presidente chino, Hu Jintao, que ha sido expuesta ante la Catedral de Milán, y la canciller alemana, Angela Merkel y el presidente francés, Nicolás Sarkozy.