Google+ Veinte millones de abejas obligan a cerrar carretera en EE.UU. ~ Wicked Magazine

martes, 25 de octubre de 2011

Veinte millones de abejas obligan a cerrar carretera en EE.UU.

SALT LAKE CITY, 25 octubre 2011 (BBC).- Una carretera tuvo que ser temporalmente clausurada en el estado de Utah, Estados Unidos, después de que un camión volcara liberando a 20 millones de abejas que estaban siendo transportadas a California.


Expertos apicultores trabajaron durante horas en la autopista interestatal 15 capturando a las fugitivas que debían ser empleadas en la polinización de plantaciones de almendros la primavera próxima.

Las autoridades cerraron durante varias horas esta vía cercana a la frontera con Arizona, hasta que se pudo reabrir a primera hora del lunes, eso sí, advirtiendo a los conductores que mantuvieran las ventanas cerradas.


A picotazo limpio
"El conductor perdió el control, golpeó la barrera de cemento y se precipitó", dijo el agente Todd Johnson, de la patrulla de carreteras de Utah. "Por supuesto, había abejas por todas partes".

El conductor Louis Holst y su mujer Tammie fueron rescatados del camión accidentados por conductores que pasaban por ahí, pero enseguida se vieron envueltos por un enjambre de abejas iracundas.

"Empezamos a sacudir nuestras ropas", dijo Holst. "A ella le picaron todo el cuello".

Holst dijo que le picaron una docena de veces y que el accidente le dejó un corte en la frente. Su mujer también salió con picaduras y magulladuras.

Abejas furiosas
Richard Adee, dueño de la empresa propietaria de las abejas Adee Honey Farms, dijo que la carga tenía un valor de US$116.000, la mayor parte de la cual "se perdió casi por completo" en el accidente.

Apicultores locales trabajaron durante toda la noche en la captura de abejas, pero el martes muchas de ellas huyeron o habían muerto.

"Tratamos de moverlas lo más lejos posible del área", dijo el apicultor Melvin Taylor. "Las abejas estaban furiosas porque su casa quedó destrozada".

A principios del verano otro accidente similar tuvo lugar en el estado de Idaho, en el que se escaparon unos 14 millones de abejas.